Según ha informado el Departamento vasco de Seguridad, el suceso se produjo minutos antes de las siete de la mañana cuando un agente de la Ertzaintza que se encontraba en la confluencia de las calles Ribera y Belostikale era testigo de cómo un individuo, que iba acompañado de dos mujeres, al ver a un varón que iba hablando por su teléfono móvil se abalanzaba sobre él y le agarraba el teléfono con la intención de arrebatárselo.

Como quiera que la víctima no soltaba el teléfono, en un momento dado el agresor le tiró al suelo y le propinó un rodillazo y varios puñetazos en el pecho.

Ante esta situación, el agente se dirigió hacia los dos hombres a la carrera, identificándose como ertzaina, lo que provocó que el agresor soltara a su víctima y saliera corriendo por la calle Belostikale, iniciándose una persecución. Instantes después fue interceptado por el agente quien lo inmovilizó y dio aviso a SOS-Deiak/112 para que enviara

una dotación policial.

Ya con la situación controlada, el agente procedió a la detención del sospechoso, un varón de 28 años de edad, bajo la acusación de un delito de robo con violencia.

Consulta aquí más noticias de Vizcaya.