Cargar el móvil
El voltaje y la intensidad son valores en los que deberás fijarte cuando uses un cargador. FreePhotosART

Un estudio ha demostrado que la carga rápida de dispositivos como los smartphones degrada con mayor rapidez las baterías de ion de litio al dañar sus componentes, provocando así que se estropeen antes de lo esperado, según investigadores de la Universidad de Purdue, de Estados Unidos.

De acuerdo con un comunicado publicado por la universidad, este estudio dirigido por Kejie Zhao, ha analizado a nivel microscópico mediante técnicas como los rayos X la degradación de los componentes de las baterías de ion de litio, utilizadas por dispositivos como ordenadores, teléfonos móviles e incluso coches eléctricos.

En sus resultados, ha demostrado que la carga rápida de las baterías de los móviles actuales daña los electrodos de la batería, provocando que la misma se polarice y se reduzca su capacidad de carga.

Explican que "cada vez que la batería se carga, los iones de litio van moviéndose hacia delante y hacia atrás entre un electrodo positivo y un electrodo negativo", que, al interactuar con las partículas de los electrodos, "hace que se rompan o degraden a lo largo del tiempo".

Zhao confirma que "esta degradación heterogénea es más severa en electrodos más gruesos y durante las condiciones de carga rápida".

En el estudio, los investigadores construyeron un modelo 3D del dispositivo para analizar cómo cambiaba la batería de litio cuando estaba cargada y cuando estaba descargada.

Y gracias a la ayuda de una máquina de rayos X conducida por la inteligencia artificial, pudieron escanear cientos de partículas de los electrodos de la batería de litio a la vez, utilizando algoritmos de aprendizaje automático. De esta forma, los investigadores pudieron señalar las zonas dañadas de la batería.

De momento, no se ha encontrado una solución para los problemas ocasionados por la carga rápida en las baterías, según concluyen los investigadores.