El escudo de Nájera se inspira en la emblemática de Nájera, que ha permanecido prácticamente invariable durante más de 800 años. De este modo, el escudo contiene como elemento principal el puente de San Juan de Ortega defendido con el castillo sobre el río Najerilla y en la parte superior, una corona real cerrada.

En concreto, el puente cuenta con cinco ojos y una calzada recta, al estilo de las representaciones contemporáneas. Para el diseño del castillo se ha tenido en cuenta los numerosos escudos reales del Real Monasterio de San María por lo que está formado por tres torres almendradas y mazonadas (de sillería).

Respecto a los colores, el campo principal del escudo es del color azul en representación de los cielos riojanos. Los elementos monumentales (el puente y el castillo) son de oro, color, que en la heráldica se asocia a la nobleza, el esplendor, la prosperidad, riqueza y poder, o en este caso, como color representativo de la piedra arenisca. Por su parte, el río Najerilla aparece representado mediante ondas de color azul y blanco, símbolo de pureza y cielo.

Para el diseño de la nueva bandera se ha buscado que sea sencilla, clara, representativa y distintiva. Así, la nueva enseña, es de color rojo, rememorando la capitalidad del reino navarro en los siglos X y XI y la pertenencia al reino de Castilla. Sobre este fondo, se ha colocado una cruz azul celeste, en alusión a las aguas del Najerilla.

Sobre uno de los cuarterones se dibuja la corona real, por ser Nájera sede regia y su importancia como panteón real de los reyes navarros. En el cuarterón opuesto, se representa una jarra de azucenas, que hace alusión a la Santa María la Real. Ambos elementos se dibujan en color oro.

Consulta aquí más noticias de La Rioja.