Farmacia
Dos peatones pasan ante una farmacia. EUROPA PRESS

La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal propuso este jueves introducir en toda España un sistema de subasta de medicamentos similar al que ya se lleva a cabo en Andalucía para bajar la factura de gasto público en recetas. Según su estudio, podrían ahorrarse hasta mil millones de euros. Sin embargo, tanto los farmacéuticos como la Junta de Andalucía han criticado la propuesta porque "aumenta el riesgo de desabasto" y el modelo es "un auténtico fracaso.

El Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos (CGCOF) ha asegurado en un comunicado que el modelo de subasta de medicamentos propuesto este jueves por la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) "puede generar graves perjuicios en la salud de los ciudadanos". En concreto, consideran que provocaría "falta de equidad de la propuesta, aumento del riesgo de desabastecimiento y perjuicio en la adherencia a los tratamientos de los pacientes".

La corporación farmacéutica denuncia que este modelo de selección de medicamentos "solo atiende a objetivos de ingeniería financiera energética, y no a las necesidades sanitarias reales de los ciudadanos". "Es importante dar valor al medicamento como un bien social y no como un producto de consumo", defienden.

En su presentación, la AIReF señaló que el modelo de subasta que proponen, dividida en lotes para que aumente la participación en el suplemento de medicinas, no generaría desabasto. 

Subasta y salud

"Esos efectos, que a priori no se ven, acabarán deteriorando la prestación farmacéutica que reciben los ciudadanos. Subasta y salud es un binomio difícil de entender para nuestros pacientes y nuestros mayores con enfermedades crónicas. Ningún paciente entendería, ni aceptaría, que su medicación dependa del mejor postor en cada momento, porque la salud y los tratamientos farmacológicos no pueden depender del código postal de los pacientes", comenta el presidente de los farmacéuticos, Jesús Aguilar.

Por otra parte, denuncian que el informe "no estima con ninguna precisión" el ahorro económico y "extrapola" datos de Andalucía al conjunto del Estado. "No existe ningún país europeo en el que se cambie al paciente constantemente su medicamento. Solo la mitad de los pacientes crónicos cumple con sus tratamientos, dato que se agravaría con medidas como éstas. Este es uno de los efectos, que a priori no se ve, pero que acabarán deteriorando la prestación farmacéutica que reciben los pacientes", insiste Aguilar.

Por otra parte, en cuanto al desarrollo de servicios asistenciales por el farmacéutico que menciona AIReF en su informe, el Consejo General de Farmacéuticos cree que supone "un avance en el reconocimiento de la Farmacia Asistencial, si bien no podría paliar el efecto negativo del resto de medidas".

Del conjunto de iniciativas propuestas, comparten la "necesaria" supresión de la deducción del 7,5 por ciento aplicada a los medicamentos innovadores, una medida que "se impuso en un contexto de crisis económica ya superado".

"Auténtico fracaso"

Por su parte, el consejero de Salud y Familias de la Junta de Andalucía, Jesús Aguirre (PP-A), ha insistido este jueves en criticar el modelo de subasta de medicamentos aplicado en Andalucía porque ha sido "un auténtico fracaso".

"Después de haber estudiado de forma detenida los informes y declaraciones de la AIReF", el consejero de Salud ha querido llamar la atención "de forma clara y contundente" sobre "los desabastecimientos provocados como consecuencia de la subasta de medicamentos en Andalucía", así como sobre "la falta de accesibilidad a los mismos medicamentos en igualdad de condiciones que el resto de comunidades autónomas".

Esto "ha creado una gran inequidad que han sufrido los prescriptores --que son los facultativos-- y los propios pacientes a la hora de esa accesibilidad a los medicamentos", según ha agregado Aguirre, quien ha enfatizado además que "no todo vale en sanidad o salud".

En esa línea, ha argumentado que "un posible, hipotético ahorro en el tema de subasta de medicamentos, no es una justificación para extender algo que ninguna comunidad ha querido" como son dichas subastas, y ha agregado que "estamos esperando" a "que el Gobierno se defina a ver qué es lo que quiere", y "si va a cambiar la Ley de Medicamentos o no". "Pero mientras no se cambie, el modelo de subasta de medicamentos en Andalucía es un auténtico fracaso", ha sentenciado el consejero.