La inauguración de un nuevo centro de prevención de la delincuencia juvenil en Austria va a tener que esperar. La razón es muy sencilla, el edificio ha desaparecido.

La construcción prefabricada fue entregada en módulos empaquetados en la localidad de Traismauer y estaba lista para empezar a ensamblarse. Cuando llegaron los trabajadores que debían hacerlo, todas las cajas habían sido robadas.

Las autoridades están buscando una forma de alejar a los jóvenes de la calle

Una ola de vandalismo, robo y hurto juvenil trae de cabeza a las autoridades locales que están buscando una forma de alejar a los adolescentes de la calle.

El alcalde, Johann Gorth, explicó que "planeaba utilizar el nuevo centro para realizar cursos de formación e integración", según publica el Daily Times.

También dijo que "es posible que los jóvenes a quienes íbamos a ayudar sean los responsables del robo ya que estaban al tanto de las obras".