Un tren en la estación de FGC de Sant Cugat
Un tren en la estación de FGC de Sant Cugat. FGC - Archivo

Los usuarios de las líneas del Vallès de los Ferrocarrils de la Generalitat de Catalunya (FGC) ya no tendrán que pasarse tanto tiempo en las estaciones a partir del verano de 2021. Y es que el Govern ha comprado 15 trenes que estarán en pleno funcionamiento entonces y que en algunos casos reducirán a más de la mitad los minutos de espera. Lo ha anunciado este jueves el presidente de la compañía ferroviaria, Ricard Font, que también ha dado a conocer la fecha de inicio de las obras para ampliar la línea Llobregat-Anoia entre las estaciones barcelonesas de Plaça Espanya y Gràcia. Los trabajos empezarán en 2021 y está previsto que terminen en 2025.

Durante la presentación de los resultados de 2018 de FGC, Font ha detallado que en la actualidad la frecuencia de paso de las líneas del Vallès es de entre siete y 11 minutos, en función del momento del día, y que con los 15 nuevos trenes, que han costado 100 millones de euros y empezarán a incorporarse en 2020, la de la S5, que va de Barcelona a Sant Cugat, será de dos minutos y medio, mientras que la de la S1 (Barcelona-Terrassa) y la S2 (Barcelona-Sabadell) será de cinco. Estos tiempos serán los mismos durante toda la jornada y con esta reducción de esperas, ha dicho, habrá "un carrusel continuo de trenes" entre el Vallès y la capital catalana, similar al de un "sistema de metro".

Además, está previsto pasar de los 64,10 millones de validaciones que registraron el año pasado esta líneas a los 90 millones en 2022.

Acerca de la ampliación de la línea Llobregat-Anoia entre Plaça Espanya y Gràcia, el presidente de FGC ha afirmado que el año que viene estará acabado el proyecto constructivo y que una vez terminadas las obras en 2025, la línea llegará a los 45 millones de pasajeros, 22 más que en 2018.

El alargamiento consistirá en la construcción de cuatro kilómetros nuevos de túnel y tres nuevas estaciones, dos en la calle Urgell -entre Roselló y Còrsega y entre Buenos Aires y Francesc Macià- y otra en Travessera de Gràcia -entre Balmes y Via Augusta-. Permitirá la unión de la línea del Llobregat con la del Vallès y, según Font, se podrá financiar con la aportación que hace cada año la Generalitat a FGC, que en 2018 fue de 168,96 millones de euros.

El presidente de los Ferrocarrils ha explicado, por otro lado, que la compañía contempla la posibilidad de entrar en el transporte de viajeros en alta velocidad cuando se liberalice el año que viene, con un servicio que una Lleida, Toulouse y Montpellier, pasando por Tarragona, Reus, el aeropuerto de El Prat, Barcelona, el aeropuerto de Girona, Girona, Figueres, Perpinyà y Narvona.

Asimismo, Font ha apuntado que el objetivo principal de FGC es "garantizar la fiabilidad del sistema", que es "la clave del éxito", por lo que seguirá invirtiendo 100 millones de euros anuales en mantenimiento, como viene haciendo desde 2017. De esta forma, se espera que en 2021 "estén modernizadas el 100% de las líneas".

En cuanto a los resultados de 2018, ha dicho que hubo un récord de pasajeros y de puntualidad. Las líneas metropolitanas de Ferrocarrils, que unen Barcelona con el Vallès, el Llobregat con el Anoia y Lleida con la Pobla, registraron 87,2 millones de validaciones, un 3,4% más que en 2017. Y respecto a los índices de puntualidad, superaron el 99,4% en todas ellas.

Los trenes que circulan entre la capital catalana y el Vallès, 32 en hora punta, evitaron 178.000 vehículos diarios por carretera el año pasado, y las que discurren entre Llobregat y el Anoia, 15 en hora punta, 64.100.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.