Macron y Trump
El presidente galo, Emmanuel Macron (i), y su homólogo estadounidense, Donald Trump (d), durante la ceremonia de conmemoración del 75 aniversario del Día D, en Francia. EFE

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ensalzó este jueves los lazos de su país con los aliados y aseguró que ese vínculo es "irrompible", durante la ceremonia de conmemoración del 75 aniversario del desembarco de Normandía para liberar a los territorios de la Europa occidental ocupados por la Alemania nazi.

"A todos nuestros amigos y socios: nuestra preciada alianza se forjó en el calor de la batalla, se puso a prueba en las dificultades de la guerra y se demostró en las bendiciones de la paz. Nuestro vínculo es irrompible", dijo Trump en un acto de homenaje en el cementerio americano de Normandía. "Hoy Estados Unidos abraza al pueblo francés y le agradece por honrar a nuestros venerados muertos", agregó.

Trump centró su intervención en las historias personales de los veteranos que participaban en la ceremonia, a los que rindió tributo por su papel en la liberación de Europa. Aquellos hombres, dijo, "pelearon no por el control y la dominación, sino por la libertad y la democracia". "El poder excepcional vino de un espíritu excepcional. La abundancia de coraje vino de una abundancia de fe. Las grandes hazañas de nuestro Ejército vino de la gran profundidad de su amor", añadió.

Por su parte, el también presente presidente francés, Emmanuel Macron, recordó a su homólogo estadounidense que "Estados Unidos nunca es más grande que cuando se bate por la libertad de los otros".

En su discurso de conmemoración del 75 aniversario del Día D en el cementerio estadounidense de Normandía, Macron instó a EE UU a "renovar su amistad con Francia" y a ser fiel a la "promesa de Normandía: no olvidar nunca que cuando los pueblos libres se unen pueden afrontar todos los desafíos".

Las palabras del mandatario estuvieron cargadas de mensajes dirigidos a Trump, con quien se saludó efusivamente a la llegada al camposanto y a quien instó a recuperar la senda del multilateralismo que permitió la liberación de Europa del yugo nazi. "La victoria contra la barbarie habría sido imposible sin Estados Unidos. Y se consiguió gracias a que las fuerzas armadas estaban unidas", aseguró Macron ante las casi 10.000 tumbas de soldados en este cementerio, ubicado solo a unos metros de Omaha Beach, una de las playas del desembarco y la que más bajas aliadas registró.

Para el francés, la "gran lección" de Colleville sur Mer, donde se ubica el cementerio, es que "libertad y democracia son inseparables". Pero comenzó su alocución dirigiéndose a los veteranos de la II Guerra Mundial que acudieron al acto -decenas de ellos presentes en el Día D en esas mismas costas- para asegurarles que "Francia no olvida". "Sabemos lo que os debemos a los veteranos: nuestra libertad. En nombre de nuestra libertad quiero daros las gracias", expresó Macron en una frase en inglés, dentro de un discurso pronunciado en francés.

Macron, que condecoró con la Legión de Honor a cinco de esos veteranos estadounidenses, paseó luego junto a Trump -acompañados ambos por sus esposas- hasta un cercano mirador desde donde se puede observar la playa de Omaha Beach.

Alusiones al 'brexit' frente a May

Horas antes, Emmanuel Macron, y la primera ministra británica, Theresa May, abrieron las conmemoraciones este jueves por la mañana con una ceremonia en el memorial británico de la localidad de Ver-sur-Mer.

Pese a que el acto se realizó en Francia, May hizo de anfitriona del encuentro para simbolizar la vinculación con el Reino Unido de las 20 hectáreas del memorial, y fue quien recibió a Macron, que llegó minutos después de las 8.30 hora local (6.30 GMT).

En su discurso, Macron subrayó el agradecimiento de los franceses por el sacrificio de los soldados británicos hace 75 años para liberar su territorio, pero aprovechó también para hacer alusiones a la actualidad política y, sin citarlo, al brexit.

"Los debates del presente no quitan nada a la fuerza de nuestro pasado compartido y de nuestro futuro común", señaló antes de añadir que "la fuerza de nuestra relación supera las peripecias del momento. Podemos estar orgullosos de los resultados obtenidos". "Este monumento será también un potente símbolo (...) que unirá nuestras naciones", comentó.

El presidente francés habló de los casi 25.000 soldados británicos que desembarcaron en ese lugar el 6 de junio de 1944 y de las 400 bajas (entre muertos y heridos) que hubo a causa de los combates ese día. También de los 22.000 llegados de todo el Imperio británico que murieron durante la batalla de Normandía, que se desarrolló en las semanas que siguieron.

May, por su parte, dio las gracias a Macron por su apoyo para que se haya levantado el monumento del memorial, que es "importante para los antiguos combatientes". La primera ministra británica se ciñó a los hechos de la historia e hizo hincapié en el valor que necesitaron los soldados que participaron en el desembarco. Insistió en que ese famoso 6 de junio de 1944 nadie estaba seguro de que las cosas iban a desarrollarse como finalmente ocurrieron. "Ningún soldado, ningún piloto, ningún marino sabía si seguiría con vida cuando el sol se ocultara", dijo.