Pfizer
Seguir adelante con un ensayo clínico suponía un coste de 80 millones de dólares. EFE

¿Por qué no lo contó al mundo? es la pregunta con la que el Washington Post publica este miércoles la información que Pzifer guardaba sobre Enbrel, un antinflamatorio contra la artrosis que al parecer es capaz de reducir en un 64% el riesgo de padecer Alzhéimer.

Gracias a un análisis clínico descubrieron que el medicamento podía "prevenir potencialmente de forma segura, tratar y retrasar la progresión del Alzhéimer", según una presentación del comité interno a inicios de 2018.

Continuar investigando sobre su relación con el Alzhéimer suponía un ensayo clínico de 80 millones de dólares, además de tener un largo debate entre lo económico y lo ético. Por ello decidieron no sólo no continuar investigando si no que optaron por no publicar los resultados.

"Es frustrante que pueda haber sido una oportunidad perdida"

En una sinopsis realizada por una agencia externa sobre los resultados afirmaba que no se cumplían los "rigurorsos estándares científicos" necesarios. "Los resultados no eran lo suficientemente firmes para seguir investigando", señala Amgen,  otra compañía farmacéutica. También aseguran desde Pzifer que no se realizó un estudio porque el medicamento no alcanza el tejido cerebral y que tampoco podía asegurarse el éxito de la investigación.

A finales de enero de 2018 la empresa decidió cerrar la unidad de neurología y con ello el estudio del Alzhéimer. A su vez finalizó la patente de 20 años de Enbrel. En la actualidad está totalmente expuesta a la competencia de genéricos. Mientras, Pfizer ha decidido lanzar al mercado Xeljanz, un medicamento contra la artritis reumatoide del que sí obtienen beneficios, no como de Enbel

"Es frustrante que pueda haber sido una oportunidad perdida", sentencia Robert I.Fiel para el Post, un profesor de derecho y administración sanitaria de la universidad de Drexel. Y es que en 2016, un estudio de Darthmouth y Harvard realizado a 127.000 personas demostraba que Enbrel "podría tener beneficios en estaciones temparanas" de la enfermedad siendo "una promesa como tratamiento en potencia".

En España todos los años se diagnostican 100.000 nuevos casos, una cifra que prevee seguir en aumento hasta triplicarse en 2015, de acuerdo con la Fundación Alzhéimer España. Según los médicos se trata del "mayor reto en salud de nuestro tiempo". Esto se debe a la falta de tratamiento o método preventivo eficaz una vez aparecen los primeros síntomas.

Pfizer alega "razones científicas"

La farmacéutica estadounidense salió al paso de las críticas esgrimiendo "razones científicas".

"Esta nota no describe de manera precisa nuestro enfoque en tomar decisiones basándonos en la evidencia científica", puntualizó Pfizer en un comunicado enviado a Efe.

La compañía aclaró que su decisión "de no publicar un análisis estadístico de datos incluidos en las reclamaciones a los seguros médicos" y "de no considerar un ensayo clínico más amplio sobre la enfermedad basado en dicho análisis estadístico se debe, primero y ante todo, en razones científicas y no en base a incentivos financieros, como la historia parece implicar".

Consultados por el Post sobre la decisión de la farmacéutica de no divulgar la información, el investigador y profesor de Alzhéimer  Rudolph E. Tanzi, de la Escuela de Medicina de Harvard y el Hospital General de Massachusetts, consideró que "por supuesto que deberían. ¿Por qué no?".

El profesor ayudante de medicina en la Universidad Johns Hopkins y experto en la enfermedad Keenan Walker también se pronunció en la misma línea al señalar como "beneficioso" para la comunidad científica contar con esos hallazgos y defender que permitiría "tomar decisiones mejor informadas".