SERGIO RAMOS Y PILAR RUBIO
Sergio Ramos y Pilar Rubio, en 2017. GTRES

Once días quedan para una de las bodas que más expectación están causando este 2019: tras siete años de relación, tres hijos en común y que nadie piense en ellos de forma individual, Sergio Ramos y Pilar Rubio se darán el "sí, quiero" el próximo día 15 de junio.

Será en la Catedral de Sevilla y a la ceremonia acudirán en torno a 400 y 500 invitados, entre familia, amigos, caras conocidas, compañeros de trabajo de ambos y allegados... Eso sí, a todos ellos se les ha hecho llegar, junto con la invitación, un libro de instrucciones.

A pesar del hermetismo que han llevado a cabo, ya se sabían algunos detalles de la boda y del posterior convite, que será en la finca La Alegría SR4, que pertenece al capitán del Real Madrid y que está situada en Bollullos de la Mitación, en la provincia de Sevilla, ahora ese mutismo ha quedado algo disuelto.

Según ha podido saber LOC, los invitados han recibido una caja negra con un libro en su interior, cuya portada consta de un unicornio rojo con tres estrellas. Este libro contiene unas fotografías desplegables con algunos de los lugares más míticos y famosos de la capital andaluza como la propia Catedral, la Maestranza o, claro, el símbolo de la ciudad hispalense, La Giralda.

Además, el libro contiene una serie de normas, no tanto para la ceremonia del enlace per se, sino para la fiesta posterior, donde tanto el futbolista como la presentadora  y colaboradora no desean dejar ningún cabo suelto.

Las tres grandes medidas

Aunque Segio Jr., Marco y Alejandro, los tres hijos que tienen, serán de vital importancia en la boda, pues son los pajes y encargados de llevar las arras hasta el altar, no podrán disfrutar de la celebración posterior, pues, dicho queda en el libro, está expresamente prohibida la entrada a menores de edad.

Además, los adultos que asistan no podrán hacerlo de cualquier forma: a los hombres se les exige vestir chaqué, mientras que las mujeres tienen varios colores vetados. Estos son: el blanco, el rosa, el rojo, el verde y el naranja. Se sospecha que podrían ser los modelos que luzca Rubio durante todo el día.

Y por supuesto, como medida suprema, no está permitida la presencia de móviles, smartphones o cámaras o cualquier dispositivo que pueda reproducir audiovisualmente la boda y la fiesta posterior.

Esto, además del propio aislamiento que pretenden los protagonistas, puede deberse a la actuación de alguna de las bandas de rock favoritas de Rubio: se especula que pudiese ser Aerosmith o AC/DC.

Ella misma ya confirmó que llegará al altar acompañada de su padre y que irá vestida de novia "pero no de una novia cualquiera".