La acusada de estafar a un matrimonio con la venta de una finca asegura que dejó todo en manos de su agente inmobiliaria
La acusada de estafar a un matrimonio con la venta de una finca asegura que dejó todo en manos de su agente inmobiliaria EUROPA PRESS

La defensa de la acusada ha alcanzado un acuerdo este martes con las acusaciones en el juicio en la Audiencia, del que se ha celebrado una parte. Igualmente, estaban acusados la antigua propietaria de la finca y su abogado, pero se han retirado las acusaciones contra ellos.

La agente inmobiliaria condenada también deberá pagar una multa y satisfacer una indemnización de 6.000 euros.

La venta tuvo lugar en agosto de 2013 por un precio de 142.000 euros. La finca rústica, en el término municipal de Llucmajor, contiene una edificación de 83 metros cuadrados destinada a vivienda, pero se encuentra fuera de la ordenación urbanística. No es posible legalizarla, porque la única licencia era para casita de aperos y estaba abocada a la demolición.

Para vender la finca, la acusada elaboró un certificado municipal falso y una cédula de habitabilidad "completamente irreal", plasmando datos inventados, y llevó los documentos a una notaría. El matrimonio que compró la finca lo hizo "en la absoluta creencia de que se encontraba dentro de cobertura urbanística legal".

Los perjudicados compraron la finca con el objetivo de convertirla en su vivienda habitual y de hecho en la actualidad residen allí. Sin embargo, no pueden suscribir contratos de suministro eléctrico ni agua por encontrarse la edificación ilegalizada. El matrimonio suscribió un préstamo hipotecario con un banco para poder comprar la casa, lo que les coloca en una situación financiera precaria, según la fiscal.

Durante el juicio, la anterior propietaria ha asegurado que dejó todo en manos de su agente inmobiliaria y que no sabía que la edificación era ilegal, porque hasta entonces había dejado que su marido, que había fallecido recientemente, tramitara todo. Por esto, le indicó a la agente que diera "todos los pasos que hubiera que hacer", ya que la gestora le dijo que podrían legalizarla.