La alcaldesa en funciones, Ada Colau, en rueda de prensa.
La alcaldesa en funciones, Ada Colau, en rueda de prensa. ACN

Una semana después de las elecciones municipales la formación que lidera Ada Colau asegura que "algo se está moviendo" en las formaciones de izquierdas, ERC y PSC, con las que Barcelona en Comú (BComú) querría formar un tripartito de gobierno en Barcelona.

Por ello este lunes la número tres de la candidatura de BComú, Janet Sanz, ha pedido a ERC y al PSC a dejar de lado los "frentismos y líneas rojas" e iniciar las negociaciones.

Sanz ha destacado que tanto socialistas como republicanos han situado en el centro a los comunes y que, por tanto, ellos se ofrecen a favorecer este acercamiento entre las dos formaciones de izquierdas, aunque son conscientes de que ambas se han censurado mutuamente.

Tras la afirmación de Janet Sanz de que "algo se está moviendo", se ha hecho público que el candidato de ERC a la Alcaldía, Ernest Maragall, ha convocado al líder del PSC, Jaume Collboni, a una reunión para conocer el posicionamiento del socialista en este momento de negociaciones por la gobernabilidad de la capital catalana.

Así el equipo de Maragall se ha puessto en contacto con el de Collboni para buscar fecha al encuentro, que tendría como objetivo "conocer su posicionamiento" después de las elecciones del pasado 26 de mayo y en el marco de los encuentros posteriores a los comicios municipales.

Una invitación que Collboni ha declinado argumentando que el PSC iniciará negociaciones con BComú entre este martes o el miércoles, que su postura es pública y que también se lo ha hecho llegar en privado al candidato republicano.

En carta de respuesta, el PSC emplaza a ERC a dialogar "pasado el pleno de investidura" ya que la nueva legislatura "necesitará diálogo para abordar grandes temas de ciudad en materia de seguridad, transporte, vivienda, o la deuda de la Generalitat con la ciudad de Barcelona".

Sobre la negociaciones concretas, ERC ha reiterado que "trabajamos con la idea de que Ernest Maragall será alcalde" basándonse en que los republicanos fueron la fuerza más votada en las elecciones del 26-M y por tanto, si no hay una mayoría alternativa, les corresponde formar gobierno.

Precisamente sobre otras opciones que se barajan, la portavoz de ERC, Marta Vilalta, ha calificado de "pacto contra natura" un acuerdo entre Colau, el PSC y al menos tres regidores del grupo de Manuel Valls. Sostienen los republicanos que esta suma supondría "vetar al independentismo" y que sería "políticamente" imposible dadas las diferencias entre las tres formaciones.

Los republicanos apuestan por el pacto de gobierno con los comunes y descartaron negociaciones con el PSC tanto en Barcelona como en el resto de Cataluña por ser "extremadamente difícil" por lo que consideran una "represión evidente" de la cual consideran cómplices a los socialistas.

Por su parte, el líder del PSC en Barcelona, Jaume Collboni, ha anunciado que abrirán contactos "formales" con los comunes de Ada Colau para negociar un gobierno de coalición en Barcelona que responda al "mandato" que dio la ciudadanía el 26-M.

Sobre quien sería el candidato a la Alcaldía, Collboni ha afirmado: "En ese tándem quién va delante y quién va detrás no será un problema, no pondremos condicionantes. Nuestro objetivo es trabajar para formar un gobierno fuerte y estable, progresista y al servicio de la gente", ha dicho.

Será la número dos de la candidatura, Laia Bonet, quien liderará esas conversaciones "formales" con Barcelona en Comú. Sobre la mesa, Collboni ha explicado que el PSC solo propondrá una alianza entre socialistas y comunes, que a su juicio es lo más "coherente" con lo que expresaron los ciudadanos en las urnas, donde más del 60 % de los electores se decantaron por opciones progresistas y no independentistas.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.