Ramón Espinar,  ¿"un militante más"?

Ramón Espinar, secretario general de Podemos en la Comunidad de Madrid.
Ramón Espinar, secretario general de Podemos en la Comunidad de Madrid.
ENRIQUE CIDONCHA

Cuatro meses después de que anunciara que dejaba todos sus cargos en Podemos, el exsecretario general en Madrid y portavoz del partido morado en el Senado, Ramón Espinar, ha vuelto a la primera línea de la política para lanzar varios dardos a la organización morada para pedir su refundación, en lo que se ha interpretado por algunos como una forma encubierta de postularse a suceder a Pablo Iglesias.

Nacido en Madrid en 1986, la biografía de Espinar destaca que sus primeras incursiones en la militancia, como estudiante de Ciencias Políticas, estuvieron ligadas al colectivo Juventud Sin Futuro, que tuvo un papel fundamental en el movimiento del 15-M. Además de activista, en su currículum figura que ha sido investigador universitario, teleoperador y camarero.

Entró a formar parte de Ganemos Madrid en 2014, siendo designado como parte de la primera mesa coordinadora de la candidatura municipalista Ahora Madrid. Fue inscrito en el número 17 de las primarias a la lista unitaria de Podemos a la Asamblea de Madrid, aunque después sería aupado al puesto número 3 por los militantes, por sorpresa, y después fue designado senador por designación autonómica y portavoz de Podemos en el Senado.

En noviembre de 2016 pasó a liderar Podemos en la Comunidad de Madrid, asimilándose como afín al sector 'pablista' (de Pablo Iglesias), frente a la corriente 'errejonista' liderada entonces por Rita Maestre. Previamente había conseguido superar la polémica suscitada por la comparaventa de un piso protegido en Alcobendas en 2010-2011 y por el que obtuvo una importante plusvalía.

El otro asunto que le ha perseguido en su trayectoria política fue la imputación de su padre, del mismo nombre y antiguo diputado autonómico socialista por Madrid, en el caso de las 'tarjetas black'.

Pocos días después de la salida de Iñigo Errejón del proyecto morado, Espinar sorprendió abandonando todos sus cargos —la presidencia de Podemos en la Comunidad, su escaño de senador y portavoz en el Senado—. Entonces dijo que seguiría militando en Podemos y "a disposición de todos los compañeros y compañeras" y conminó a la dirección del partido a "reconstruir una alternativa que responda a ese reto que sigue siendo de todos y todas".

Este mensaje en defensa de la imperiosa necesidad de refundar el partido, con un Vistalegre III, que recupere a los compañeros y compañeras que se quedaron en el camino, es básicamente el que ha relanzado este lunes, con un escrito que echa en cara al partido de Iglesias una falta de autocrítica ante los últimos resultados electorales. Donde la dirección de Podemos quiere ver la opinión "de un militante más", otros intuyen que es más bien un paso adelante y su postulación para liderar la nueva fase en la que se adentra el partido morado.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento