La empresa Iveco en San Fernando de Henares (Madrid)
La empresa Iveco en San Fernando de Henares (Madrid). EFE

El caso de Verónica, la trabajadora de Iveco de 32 años y madre de dos niños pequeños que se quitó la vida el pasado 25 de mayo después de que sus compañeros de trabajo difundieran un vídeo sexual suyo grabado hace tiempo, ha conmocionado estos días a la población española, que ahora se pregunta quién es el responsable de su muerte.

Expertos sobre protección de datos, violencia doméstica y de género y sobre bullying, ciberbullying y sexting tratan de dar respuesta a esa cuestión.

"Si una empresa tiene conocimiento del acoso, debe actuar para evitarlo".

Maite Sanz de Galdeano
—Abogada especializada en Protección de datos en Welaw—.

¿Quién es el responsable último de la difusión de este vídeo?
Podemos hablar de distintos responsables en este caso. El primero es la persona que inicialmente compartió, sin el consentimiento de la víctima, un vídeo que esta había grabado en un entorno de confianza e intimidad. En ningún caso (y esto debe quedar absolutamente claro) se le puede achacar ninguna responsabilidad a la víctima, quien, en un acto libre de amor, compartió con su pareja lo que estimase oportuno.
Además, son también responsables todas aquellas personas que tras recibirlo lo volvieron a enviar. Máxime, teniendo en cuenta que, al parecer, algunos compañeros de la víctima no se limitaron a compartirlo, sino que hicieron corrillos y lo comentaron, generando esa situación de angustia y acoso que llevó a la víctima a quitarse la vida.

¿Qué responsabilidad tiene la empresa?
Si una empresa tiene conocimiento del acoso que estaba sufriendo la víctima, debe actuar para evitarlo. En Iveco no pueden alegar que los hechos son ajenos al entorno laboral ya que ha sido ese entorno laboral el que provocó que la situación fuera insoportable para la víctima. Además de la indemnización por responsabilidad civil, podría considerarse accidente laboral, lo que supondría otra indemnización para el cónyuge y los hijos. Esta responsabilidad por omisión podría conllevar consecuencias penales.

¿Existe delito contra la protección de datos?
Se está vulnerando el derecho al honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen de la víctima, que es un derecho fundamental reconocido por la Constitución y que abarca la protección de datos. En este caso, sin conocer aún quién es el autor de la difusión inicial del vídeo ni sus intenciones, podemos afirmar que estamos ante un delito de "descubrimiento y revelación de secretos" y probablemente también "contra la integridad moral". Estaríamos ante los mismos delitos (en menor grado) para aquellos que difundieron el vídeo con posterioridad.

¿Qué consejos daría ante un caso como el de Iveco?
Hasta que esta sociedad no aprenda a utilizar las redes sociales con el cuidado que requieren, insistiría en potenciar la educación digital.

"Más del 90% de casos de este tipo de acoso son contra las mujeres"

Mª Ángeles Carmona
—Pta. del Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género—.

¿Se puede considerar que ha habido violencia de género en el caso Iveco?
En el supuesto caso en que se decretara en el juzgado que la persona que difunde el vídeo tiene o ha tenido una relación afectiva, sí es un caso de violencia de género. El convenio de Estambul y el Pacto de Estado contra la Violencia de Género ya recogen estos delitos como violencia de género, pero todavía necesitamos una serie de reformas para que lo incluya la Ley 1/2004.

¿Hay violencia sexual?
Sin duda. E independientemente de quién haya cometido el delito, es un delito contra una mujer por el hecho de ser mujer.
¿La pena sería diferente si es violencia de género? Sí, se impone en su mitad superior. La pena establecida va de 3 meses a un año de prisión o multa y establece que en casos que tenga relación de afectividad o fuera cónyuge se impone en su mitad superior, está especialmente agravada.

¿Qué cambia con respecto a los herederos?
Cambiaría muchísimo. Los herederos, en este caso concreto, hablamos presuntamente, si hubiera violencia de género, ellos podrían personarse en un procedimiento y existen muchos resursos tanto de carácter penal, como asistencial destinados a estos afectados. Asistencia económica o habitacional que están reconocidos para las víctimas de violencia de género.

¿Qué consejos dan desde el Observatorio?
Hemos impulsado el protocolo de Atención a las Víctimas de Acoso en las empresas. Es importantísimo que las empresas se impliquen en detectar estos casos. Y en violencia de género, que se pongan en marcha protocolos desde el ámbito educativo. Es importante que la gente joven conozca qué significa la violencia de género y las consecuencias tan graves para una mujer.

Según nuestros estudios, más del 90% de casos de este tipo son contra las mujeres. Existe además ese sesgo desde la perspectiva de género y en la sociedad no es lo mismo la reputacion de una mujer en el ámbito sexual que la de un hombre. La difusión de estas imágenes repercute de forma mucho más dañina. Por eso es tan importante prevenir e informar.

"Quienes difunden el vídeo son los que están haciendo algo inadecuado"

José Antonio Molina
—Doctor en Psicología y autor del libro 'Bullying, ciberbullying y sexting'—.

¿Es el de Iveco un caso de sexting?
En los casos de sexting, efectivamente, uno voluntariamente graba un vídeo de contenido sexual y lo hace con la confianza de que lo comparte con alguien cercano o forma parte incluso de un juego erótico, pero no se miden las posibles consecuencias. Aunque lo mandes a una sola persona, es una persona que potencialmente puede distribuirlo a mucha gente.

¿Cómo puede influir este tipo de acoso en la vida de una persona?
Es algo extremadamente íntimo. Nosotros, por las personas que hemos tratado por este tipo de casos, vemos un estado de ánimo muy depresivo, de indefensión aprendida, de ver que no hay salida, que haga lo que haga van a llegar comentarios. Es un estado de ansiedad y cuando todo se junta y no se ve salida puede llevar a intentos autolíticos que en ocasiones, como hemos visto, desgraciadamente, pueden ser consumados.

¿Cómo se puede actuar ante una situación así?
Hay que llevar a cabo varias medidas. Desde un punto legal, a través del comité de empresa y con las acciones pertinentes y otro tipo de denuncias. Pero también habría sido positivo tener algún tipo de asesoramiento psicológico. Que hubiera tenido algo de ventilación emocional y hubiera visto posibles estrategias para, al menos, aminorar el daño y ver que es algo que se vive con mucha intensidad en este momento, pero que con el tiempo se va a pasar. También para concienciarse de que no se ha hecho nada malo ni punible. Los que están haciendo algo inadecuado son los que lo difunden.

¿Es la sociedad consciente de los riesgos de compartir contenidos íntimos, tanto propios como ajenos?
No lo suficientemente. Todavía queda por aprender de las nuevas tecnologías. Aún nos estamos haciendo a todo ello y no medimos el daño que puede hacerse con este tipo de cosas. Cuando este acoso se produce, además, mediante la tecnología, es más alto el grado de indefensión porque no sabes cuándo te va a llegar algo al teléfono o a la red social y te sientes más indefenso. En otro tipo de acoso podemos tener más herramientas. l