Sophie Michelle
Sophie Michelle gana cada año más de 67.000 euros con sus vídeos de susurros. YOUTUBE

El fenómeno se llama ASMR (siglas de Autonomous Sensory Meridiand Response, es decir, Respuesta Senosorial Meridiana Autónoma). Se trata de registrar sensaciones placenteras (espamos nerviosos, cosquilleos, hormigueos) a través de estímulos sonoros como susurros humanos, el sonido de un líquido fluyendo, estrujar espuma o cortar plastilina. En YouTube hay miles de vídeos de este asunto y hay youtubers que están ganando dinero creándolos.

Lauren Woods es una escocesa de 25 años que se ha especializado en vídeos ASMR. Científica de profesión, este año va a ingresar 30.000 libras esterlinas (cerca de 34.000 euros) sólo por sus vídeos, en los que susurra, y que acumulan 25 millones de visitas, según el Daily Mail.

Pero Lauren está lejos de Sophie Michelle, otra youtuber especializada en ASMR, que a sus 22 años tiene 44.000 suscriptores a su canal y que gana unas 60.000 libras al año, es decir, más de 67.000 euros gracias a sus susurros.

En cifras parecidas se mueve Matthew Meredith, un inglés de Bristol que tiene varios canales en YouTube y uno de ellos está dedicado al fenómeno ASMR, si bien este joven añade otros efectos a sus susurros.

¿Quién consume este tipo de contenidos? Según YouTube, varones de entre 20 y 40 años, y sus expertos explican que no tiene nada que ver con el sexo. De hecho, la plataforma elimina todo vídeo que intente traspasar mínimamente esa línea.