¿Es la Selectividad un modelo a cambiar? No dar tanto peso a la prueba y evaluar otras aptitudes, lo que dicen los expertos

Una estudiante, preparándose la EvAU, más conocida como Selectividad.
Una estudiante, preparándose la EvAU, más conocida como Selectividad.
UIB

Selectividad, PAU, PAEG, EvAU y EBAU. Esta prueba ha ido cambiando de nombre desde 1974, momento en que empezó a realizarse. Sin embargo, ha cambiado poco de forma, pese a que han pasado ya 45 años. Desde esta semana, un total de 300.000 alumnos están convocados a estos exámenes.

La estructura de la Selectividad, que es el nombre que ha perdurado independientemente de las siglas, ha sobrevivido a todas las reformas: una serie de exámenes de diferentes materias, no eliminatorios -importa la media final, no el resultado individual- y que también valora el historial académico del alumno.

Profesores, psicólogos y orientadores consultados por 20minutos opinan que va siendo hora de dar un lavado de cara a esta prueba que genera bastante ansiedad en los alumnos que se la preparan.

En general, consideran que quizás se debería valorar la evolución de los menores a nivel académico durante los cursos, no dar tanto peso a la prueba, y evaluar también otro tipo de conocimientos o aptitudes como el trabajo en equipo o la madurez.

"Creo que una prueba cuantitativa sea en muchas ocasiones clave para entrar en la carrera elegida es una contradicción a lo que nos plantea la LOMCE", explica Gema Almena, orientadora educativa en un IES de Castilla-La Mancha. "Se habla de la necesidad de evaluar por competencias y después las pruebas cruciales siguen siendo exámenes que comprometen la memoria y deja fuera otros aspectos como aprender a aprender, la expresión oral, la capacidad para trabajar en grupo, la madurez, el criterio personal...", añade Almena.

"Lo primero que deberíamos tener es una ley hecha por docentes y profesionales comprometidos con una educación de calidad y que esa misma ley no fuese la moneda de cambio de los partidos políticos", continúa diciendo esta educadora. "En cuanto a la EvAU, creo que deberían ser las propias universidades las que valorasen mediante diferentes herramientas de evaluación al alumnado que quisiese entrar en esa oferta educativa", sentencia.

En este mismo aspecto se centra Carlos Fernández Torres, presidente de la Asociación de Profesores de Madrid, que aunque considera que tiene "difícil solución", la modificación de la Selectividad "debería surgir del colectivo de los profesores de Secundaria y bachillerato".

Cuatro pequeñas selectividades

"Propondría para su debate cambiar la selectividad actual por cuatro pequeñas selectividades, cada una a final de curso desde 3º de ESO a 2º de bachillerato, y hacer una media ponderada entre ellas. Se fomentaría el esfuerzo constante y se ayudaría a reducir la diferencia de nivel entre la ESO y el bachillerato, uno de los principales problemas de nuestro sistema", opina Carlos Fernández.

Por otro lado, María Jesús Campos Osa, psicóloga educativaespecialista en menores, destaca que la Selectividad "es una experiencia de presión en la que los estudiantes se juegan acceder o no a lo que se quiere y en la que se puede 'pinchar". Campos también considera que lo importante es valorar la evolución de los menores a nivel académico durante los cursos, "no dar tanto peso a la prueba".

Por el contrario, Alejandra Koeneke, doctora en neurociencia y profesora de Psicología en el Universidad Europea, considera que es simplemente un método de criba. "¿Eres capaz de empollarte todo este temario y sacar buenas notas? Entonces puede estudiar cualquier carrera", relata.

"Quizás no es tanto la Selectividad lo que hay que modificar sino el sistema educativo en general. En España somos demasiado teóricos. Deberíamos estar abiertos a nuevas metodologías académicas, más didácticas", sentencia.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento