¿Qué tienen que ver las matemáticas con el compás? Mucho, según el grupo de investigadores de la Hispalense que, con la ayuda de expertos nacionales e internacionales han desarrollado el proyecto Cofla , un estudio de las estructuras musicales flamencas hecho con herramientas informáticas y tecnológicas que ya se han utilizado con el jazz o la música clásica.

Han seleccionado 300 cantes a capela entre martinetes, deblas y tonás"

Estos académicos han seleccionado más de
300 cantes a capela, entre martinetes, deblas y tonás interpretadas por Antonio Mairena, Tomás Pavón, Pepe de Lucía , El Turronero , Naranjito de Triana… Y han analizado cada canción desde el punto de vista armónico, melódico y rítmico.

Como cada pieza musical se puede representar con una gráfica o una sucesión de números, «ya sabemos que la del Turronero está más cerca de Chocolate que de Mairena en las tonás», explica José Miguel Díaz-Báñez , profesor de Matemática aplicada y responsable del estudio.

Quieren que la investigación valga para que en un futuro se pueda comprar flamenco por Internet en función de las preferencias del aficionado: piezas más lentas, profundas o festeras.

«Para entender la riqueza del flamenco hay que compararlo con la ópera. Si ésta se ciñe a la partitura, el flamenco a lo que escuchó a otro», dice este experto, quien reclama más apoyo para investigar.