Señalando sus "discrepancias" acerca de cómo ha sido planteada la actuación, los comerciantes del mercado de abastos avisan de que "a diferencia de otros agentes afectados con este proyecto", por lo que a ellos respecta "la comunicación ha sido bastante irregular y por vías informales".

Según los comerciantes, el lunes comenzará el vallado del entorno sin que haya quedado claro "cómo se va a facilitar el acceso de los clientes y consumidores por su entrada principal" al mercado.

"Asimismo, ya que el proceso de baldeo y recogida de residuos también se realiza a través de la mencionada plaza San Martín de Porres", los empresarios afectados tampoco tienen "conocimiento de cómo se va a proceder a la ejecución de este servicio por parte de Lipasam, siendo esta una prestación clave para la correcta práctica de la actividad comercial en el mercado".

Además, rechazan "la desaparición" de plazas de aparcamiento" a cuenta de estas obras, dudando de que finalmente sean generadas las once nuevas plazas previstas.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.