En el marco de este encuentro van a poder conocerse y contrastarse tres experiencias o propuestas: la representada por el Centro Internacional para el Estudio de la Radicalización del Reino Unido; la que impulsa el Centro para la Prevención de la Radicalización de Canadá y, por último, el proyecto que presenta el Gobierno Vasco, mediante el Programa Uztartu, un material socioeducativo para la prevención de la radicalización violenta.

La organización del seminario sitúa la reflexión que quiere promover en torno a tres preguntas como son "¿pueden las políticas públicas hacer algo en materia de prevención de la radicalización violenta?, ¿es posible identificar e impulsar propuestas que puedan resultar útiles y eficientes?, y ¿cómo, con qué herramientas, mediante qué estrategia puede abrirse un camino que pueda ser significativo y positivamente influyente en la prevención de la violencia en cualquiera de sus manifestaciones?".

De este modo, el Gobierno Vasco plantea como punto de partida e hipótesis de trabajo una primera respuesta a cada una de estas interrogantes.

Con respecto a la primera pregunta, considera que las políticas públicas "pueden y deben invertir en políticas preventivas" ya que, no hacerlo, además de una "irresponsabilidad", constituiría "una forma de escapismo y deserción ante la obligación de enfrentar y afrontar los problemas que nos acechan". "La prevención en cualquier ámbito es la inversión más rentable, pero probablemente también la más compleja", añade.

Respecto a la segunda pregunta, señala que "no hay forma de garantizar anticipadamente la eficiencia de un proyecto preventivo" e incide en que "una actuación educativa de prevención de la violencia no garantiza, y menos a corto plazo, la desaparición de hechos violentos".

A su entender, la prevención "se ha de orientar a crear las condiciones que hagan del recurso a la violencia una opción desechable y despreciable". "Una educación para la prevención se ha de orientar a crear una masa crítica social que apuesta por medios exclusivamente pacíficos y que, incluso en la respuesta a hechos violentos, sea capaz de sobreponerse con la resiliencia de la no violencia", subraya.

El Gobierno Vasco, en cuanto a la tercera cuestión, apunta que la hipótesis planteada es que "todas las radicalizaciones violentas pueden tener unas causas universales comunes". En el marco de este seminario, el Ejecutivo presentará un proyecto que inicia un camino de exploración de esta hipótesis.

Este itinerario pretende identificar esas causas universales, plasmarlas después en "experiencias personalizadas que permitan reconocerlas y, finalmente, trabajarlas con sentido educativo y preventivo".

Consulta aquí más noticias de Guipúzcoa.