Iveco
Vista de la sede de la empresa Iveco en San Fernando de Henares. EFE/FERNANDO VILLAR

El vídeo que motivó el suicidio de Verónica el pasado sábado después de que se difundiera entre los trabajadores de Iveco, empresa para la que trabajaba, ya circuló hace cinco años, según ha informado El Mundo.

A diferencia de la última vez, la mujer consiguió evitar que la grabación de contenido sexual se viralizase entre los empleados de la compañía automovilística.

Continúan así conociéndose las informaciones que esclarecen el caso. Hoy viernes, la Policía analiza el móvil de la expareja de la mujer.

Los agentes cuentan con el teléfono móvil del exnovio para su investigación después de que se entregase este jueves. Lo hizo en un cuartel de la Guardia Civil de Mejorada del Campo, la localidad madrileña en la que reside. 

Tras declarar ante la Jefatura Superior de Policía, la expareja quedó libre y sin cargos, ya que no encontraron ningún índice de criminalidad. Tampoco se ha tomado ninguna medida contra él.

Verónica, de 32 años y madre de dos hijos pequeños, temía por lo que puediese pensar su marido sobre el vídeo viral. De hecho, sufrió una crisis de ansiedad un día antes de suicidarse