La longitud de cableado revisada es más de 21 veces la distancia de Jaén a Madrid, lo que da una idea de la complejidad de las tareas, según ha puesto de relieve este viernes en una nota la compañía eléctrica.

Se trata de unas labores que lleva a cabo como empresa distribuidora de electricidad en Andalucía en las líneas aéreas que atraviesan terrenos o zonas forestales que precisan de una adecuada conservación de las masas de vegetación.

Las labores, que implican la tala y poda selectiva de vegetación cuando ésta se sitúa cerca de las redes de alta, media o baja tensión, se ejecutan según los criterios estipulados en la normativa nacional y autonómica, en función del calendario de crecimiento de las distintas especies, en colaboración con las administraciones autonómicas y locales y con la obligación de estar terminadas antes de que empiece la época de riesgo medio de incendios, es decir, antes del 1 de mayo de cada año.

Endesa ha informado ya de estas tareas a la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible de la Junta de Andalucía y al resto de entidades e instituciones que forman parte del Comité Asesor Regional del dispositivo para la prevención y extinción de incendios forestales (Plan Infoca).

En este sentido, desde la empresa "se asegura mantener la distancia de seguridad reglamentaria entre los conductores y las masas arboladas", así como la apertura de corredores de seguridad por debajo de las redes tanto de alta como de media, lo que permite evitar incidencias en el suministro eléctrico y minimizar el riesgo de incendio.

Estos trabajos de revisión de líneas y de tala y poda selectivas se llevan a cabo de forma anual como parte del Plan de Verano que lleva a cabo Endesa como responsable de la distribución eléctrica en el territorio andaluz.

Consulta aquí más noticias de Jaén.