Bantierra presenta un beneficio neto de 7,7 millones de euros en el ejercicio 2018
Bantierra presenta un beneficio neto de 7,7 millones de euros en el ejercicio 2018 EUROPA PRESS

Esta 8ª Asamblea pone final al proceso de Juntas Preparatorias, que se inició el pasado 15 de mayo, y que se han desarrollado en Cariñena, Huesca y Jaca; el día 16 en Barbastro, Logroño, Veruela, Monzón, Ejea de los Caballeros y Calatayud, y el día 17 en Zaragoza, Sariñena y Caspe. De todas ellas salieron el centenar de delegados que participaron en este acto.

La entidad gestionó el pasado ejercicio casi 7,800 millones de euros de negocio minorista, un 0,8 por ciento más que el año anterior, gracias al incremento de la inversión rentable, un 1,3 por ciento, y los depósitos de los clientes, un 2,6 por ciento.

Durante 2018, Bantierra concedió más de 14.500 operaciones de préstamos y crédito por un volumen de 725 millones de euros, un 15 por ciento más que en 2017. El 40 por ciento se destinaron al sector agroalimentario, el segmento tradicional de actuación de la entidad. Con ello, contribuyó a la reactivación de la economía de los territorios donde opera.

"El 2018 podemos considerarlo un ejercicio satisfactorio teniendo en cuenta el entorno económico en el que se ha desenvuelto el año, con muchas incertidumbres políticas, económicas y financieras", ha detallado el director general Bantierra, Luis Ignacio Lucas, en declaraciones a los medios de comunicación.

PERSPECTIVAS 2019

Preguntado por las perspectivas de la entidad para 2019, Luis Ignacio Lucas ha explicado que este año se siguen materializando muchas de las incertidumbres del año pasado, ya que sigue la guerra comercial EEUU-China y la incertidumbre sobre el Brexit. "Desde el punto de vista de generación de resultados, las entidades financieras lo vamos a pasar mal, de hecho se están viendo actualizaciones de los planes de negocio de las entidades que se están revisando pero a la baja".

Ha apuntado que, en este inicio de año, Bantierra va en línea con el presupuesto: "La verdad es que seguimos en la tendencia y la senda del año anterior y vamos clavados con el objetivo que tenemos, que al cierre del trimestre estaba en unos 4 millones de euros, en ese sentido vamos haciendo los deberes correctamente", aunque el crecimiento no será del 28 por ciento como este año, será "más pausado".

El director general de Bantierra ha recordado que, entre los valores de Caja Rural, está la cercanía, por lo que ha afirmado que van a mantener su presencia en las zonas rurales.

"Tenemos el 64 por ciento de la red de oficinas en municipios de menos de 2.000 habitantes, al final son entornos donde la rentabilidad es inferior porque la posibilidad de hacer negocio bancario ahí es menor que en el entorno urbano, pero nosotros somos Caja Rural, nos debemos al entorno rural que nos ha visto nacer y tampoco les podemos dejar en la estacada", ha explicado.

Ha agregado que otra cosa es intentar adaptarse a las nuevas tecnologías, "a hacer acuerdos con municipios para tener, por ejemplo, un cajero desplazado para no dejar a la gente sin efectivo".

En este sentido, ha dicho que a través de su Fundación dan formación a la gente mayor para que aprenda a utilizar mejor las tecnologías. "Para nosotros es fundamental el sector agroalimentario y pymes. Somos de economía real y de calle".

LÍDER EN LA GESTIÓN DE AYUDAS DE LA PAC

Bantierra ha mantenido su liderazgo en 2018 en Aragón en la gestión de las ayudas de la Política Agraria Común (PAC) ya que una de cada tres solicitudes de estas subvenciones se tramitó y domicilió en Bantierra.

Sin embargo, Luis Ignacio Lucas ha evidenciado que la Política Agraria Común se va a ir reduciendo, como ha ocurrido en los últimos años.

"El número de agricultores a título principal ha ido descendiendo de forma drástica y la PAC no ayuda precisamente a que haya incorporaciones en el mundo agroalimentario, que se van a ir reduciendo" por lo que "habrá que buscar fórmulas y alternativas para que ese sector agroalimentario pueda seguir siendo un sector de futuro porque todos tenemos que comer", ha expuesto.

GESTIÓN DEL RIESGO

Las políticas de gestión del riesgo y el crecimiento de los recursos propios sitúan la solvencia de la entidad en el 14,34 por ciento, frente al 13,69 por ciento del año anterior. Ello supone un superávit de recursos propios de 169 millones de euros, sobre la decisión de capital regulador.

Otro aspecto fundamental para la entidad en 2018 ha sido la continua gestión de los activos improductivos. Esta política le ha permitido reducir la morosidad hasta el 6,1 por ciento, frente al 7,2 por ciento del año anterior. La entidad realizó un esfuerzo adicional en saneamientos en el ejercicio elevando la ratio de cobertura hasta niveles del 70 por ciento, casi diez puntos por encima de la media del sector.

Por otra parte, Caja Rural de Aragón finalizó el año con una ratio LtD -préstamos sobre depósitos- del 85 por ciento, porcentaje que ofrece una clara muestra de su situación holgada de liquidez.

La reordenación geográfica y la focalización del negocio en su zona tradicional de actuación realizada a finales de 2017, además de suponer importantes sinergias, ha tenido como consecuencia el incremento de su cuota de mercado en todas las provincias con presencia: Zaragoza, Huesca La Rioja y Lleida -31 puntos básicos en las provincias aragonesas y 7 en el resto-.

Caja Rural de Aragón contaba al finalizar 2018 con más de 6.000 nuevos socios, alcanzando ya los 115.000. Personas, cooperativas y pymes que continúan depositando su confianza en el nuevo proyecto de la entidad aragonesa, que ha hecho de la cercanía, la sencillez, la colaboración y el entusiasmo sus señas de identidad.

Durante la asamblea, celebrada en el salón de actos de la sede corporativa de Bantierra en Zaragoza, el presidente de la entidad, Luis Olivera, ha agradecido a los socios la "confianza" depositada en "unos momentos de cambio", donde las nuevas tecnologías impulsan una evolución económica y social. "Gracias a los más de 6.000 socios que se han incorporado a esta ilusionante realidad que es Caja Rural de Aragón".

COLABORACIÓN CON EL DESARROLLO

El director general Bantierra, Luis Ignacio Lucas, ha destacado la colaboración con el desarrollo y vertebración del territorio a través de la política crediticia, "en gran parte destinada al sector primario, auténtico dique de contención contra la despoblación".

"Estar presentes en el medio rural, con el 64 por ciento de nuestra red en poblaciones de menos de 2.000 habitantes hace que sacrifiquemos rentabilidad económica por una indudable rentabilidad social y compromiso con nuestra tierra, con sus gentes, sus cooperativas, empresas e instrucciones", ha sostenido.

"Nuestros valores marcan la relación que tenemos dentro del sector financiero y son fácilmente reconocidos por nuestros clientes: colaboración, entusiasmo, sencillez y, nuestro valor estrella, la cercanía. El futuro para nosotros pasa por la digitalización, pero evidentemente, con las personas como foco principal de nuestra estrategia. Son ellas nuestra principal razón de ser", ha dicho.

Dentro de su cadena de valor, Caja Rural de Aragón forma parte de la Unión Nacional de Cooperativas de Crédito (UNACC), del Grupo Caja Rural, así como de la Asociación Española de las Cajas Rurales y del Banco Cooperativo, uno de los principales grupos financieros del país.

Más de 50.000 personas han participado o se han beneficiado de las distintas becas, exposiciones, eventos e iniciativas puestas en marcha por la Fundación Caja Rural de Aragón, que se encuentra inmersa en la celebración del 20 aniversario de su creación. Estas actividades se han desarrollado en más de un centenar de localidades del ámbito de actuación de la primera entidad aragonesa de crédito cooperativo.

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.