28A.- Más de 1,67 millones de electores, 97 listas y 26 escaños, algunas cifras de las elecciones generales en Canarias
28A.- Más de 1,67 millones de electores, 97 listas y 26 escaños, algunas cifras de las elecciones generales en Canarias EUROPA PRESS - Archivo

El politólogo y miembro de la Junta de Gobierno del Colegio Oficial de Ciencia Política y Sociología de la Región de Murcia, Carlos Abad Galán, ha advertido que las directrices marcadas desde las sedes de los partidos a nivel nacional y mantener la coherencia con los mensajes lanzados durante las elecciones autonómicas serán las variables que marcarán "el baile hasta San Esteban", sede del Gobierno regional, y la confección del nuevo Ejecutivo.

"Si esta situación la comparamos con un tango argentino, nos esperan semanas de caminata tanguera, cortes y quebradas, acompañados de cierta improvisación", tal y como ha señalado Abad en una entrevista concedida a Europa Press y al ser preguntado por cuáles son las principales interpretaciones que extrae de los resultados de las elecciones autonómicas en Murcia.

En este sentido, Abad valora que se ha configurado un escenario político "extraordinariamente complejo" debido a la fragmentación del sistema de partidos murciano. No obstante, recuerda que este hecho "es algo que ya apuntaban las encuestas electorales realizadas durante la campaña y que está en clara sintonía con lo que ha ocurrido en el resto del territorio nacional".

Por tanto, destaca que el tapiz político resultante en la Región "deja en manos de los pactos y la negociación política la gobernabilidad de Murcia". Así, este politólogo augura que, en las próximas jornadas, "asistiremos a cómo los estrategas de las distintas formaciones políticas realizan una intensa actividad negociadora condicionada no solo por la aritmética parlamentaria obtenida tras el 26M, sino que además entran en juego otras variables de carácter nacional".

En suma, remarca que "no se puede entender la política regional sin hacer un análisis post-electoral de conjunto, compatibilizando los resultados de las elecciones generales, con las autonómicas". Para ello, explica que a los partidos políticos "les hará falta de grandes dosis de pedagogía con la opinión pública, para que ésta sea capaz de entender el resultado final de la negociación".

LA ALTERNATIVA DE GOBIERNO MÁS PROBABLE

Al ser preguntado por la alternativa de gobierno que ve más probable en la Región, Abad ha considerado "bastante osado" en estos momentos "determinar qué alternativa es más probable". No obstante, añade, "sí sabemos que cualquiera de las dos posibilidades de Gobierno pasa por Isabel Franco de Ciudadanos y su comité de negociación, pues el resultado electoral obtenido les hace poseer la llave de Gobierno regional en ambos casos".

Respecto a un posible pacto PSOE-Ciudadanos, Abad remarca que esta opción tiene a favor que la suma de escaños obtenidos en la Asamblea Regional por de ambas formaciones "bastaría para formar el Gobierno regional con 23 escaños, 17 de PSOE y 6 de Ciudadanos, consiguiendo la mayoría absoluta de la Cámara".

Asimismo, explica que esta opción supondría un "cambio de ciclo político, ante la hegemonía ejercida por el PP tras 24 años de Gobiernos del Partido Popular, algo que coincide con el relato electoral de regeneración política utilizado por Ciudadanos en la campaña". Otro alegato a favor de este pacto, según Abad, sería que, en principio, representa el proceso negociador "más sencillo" puesto que son dos interlocutores los que interaccionarían en la negociación frente a la posibilidad de alianza entre PP, Cs y Vox.

Por tanto, Abad considera que la unión entre PSOE y Ciudadanos, "parece contribuir más a la ansiada estabilidad demandada desde el minuto uno por colectivos de la sociedad murciana, necesaria para la gobernabilidad de la Región".

Sin embargo, reconoce que esta alianza tiene en contra, principalmente, "aquellos electores que pueden ver en ella una traición del partido al que han apoyado con su voto". En algunos casos, el "con Rivera no" oído en Ferraz durante la celebración de la victoria socialista en las elecciones generales "supone un ejemplo de esto", tal y como añade este politólogo.

Para los votantes de Cs, el cordón sanitario puesto por el mandatario naranja a Pedro Sánchez en los comicios electorales del 28 de abril "puede tener un peso muy importante a la hora de pactar con el PSRM-PSOE", según Abad. "Quizás el veto a Sánchez en estos momentos es una de las principales incógnitas de esta negociación política, y sólo los más cercanos a Albert Rivera saben cuándo será despejada", subraya.

POSIBLE "PACTO A LA ANDALUZA"

Respecto al posible "pacto a la Andaluza", este politólogo indica que las variables de la negociación a analizar "son distintas" puesto que las formaciones políticas del bloque de derecha durante toda la campaña "han estado pujando por determinar quién era el principal partido". De esta contienda se ha resuelto que el PP "sigue siendo el principal partido de la derecha, al que Cs no ha podido desbancar".

Por tanto, a pesar de la "cercanía ideológica y programática" entre Cs y PP, Abad estima que "quizás no sería la mejor opción para los intereses de Isabel Franco, puesto que las consignas recibidas desde Madrid indican que la prioridad es entrar en el Gobierno resultante de la Comunidad, pero con la ausencia de VOX".

Esta condición, a su juicio, "choca frontalmente con las declaraciones realizadas por el líder regional de la formación de derecha radical, Pascual Salvador, quien indica que la negociación tiene que ser 'a tres bandas' si quieren su apoyo".

Se trata de un apoyo que, por otro lado, "sería necesario para un hipotético Gobierno de Fernando López Miras o, al menos, su abstención en segunda votación, para una posible investidura por mayoría simple", tal y como explica Abad, quien subraya que "en términos similares se ha manifestado el líder nacional de VOX, Santiago Abascal".

Esta posición de VOX parece indicar, según este politólogo, que su objetivo es "rentabilizar al máximo los 4 escaños conseguidos ante un resultado electoral, que aun siendo bueno para la formación política, parece quedar lejos de las expectativas generadas".

LOS PRINCIPALES ESCOLLOS PARA EL PACTO PSOE-CS

Al ser preguntado por los principales escollos para el hipotético acuerdo entre PSOE y Cs, Abad considera que "vienen determinadas por la campaña electoral del 28A y los cordones sanitarios impuestos por Albert Rivera a Sánchez, sobre todo respecto a la posición ambigua adoptada por el presidente de Gobierno en funciones sobre la cuestión territorial de Cataluña".

No obstante, y a pesar de los condicionantes indicados, Abad advierte que está en juego la posibilidad de gobernar en coalición con el partido Socialista la Región de Murcia, "dotando de cierta estabilidad panorama político murciano durante cuatro años". Esta posibilidad "quizá relaje las exigencias iniciales y permitiría a Isabel Franco obtener algunas consejerías importantes del posible Gobierno, a cambio de levantar el veto a Pedro Sánchez".

"En toda negociación hay un componente dinámico que coincide con los tiempos que se marcan en el proceso negociador", según Abad, quien cree que "habrá que estar muy atentos a las distintas fases de esa negociación y observar los mensajes que lanzan los interlocutores en cada momento para conocer el éxito o fracaso de la misma".

En cuanto a posibles condicionantes para el pacto, más allá de ocupar puestos relevantes en el Gobierno regional por parte de integrantes de Cs, Abad estima que "podría negociarse la implementación de políticas específicas del programa electoral de la formación naranja".

"Esta posibilidad podría llevarse a cabo en políticas de índole tributario o fiscal, ya que Cs aboga por la reducción de impuestos y podría ser la moneda de cambio cara a la opinión pública frente a la aplicación del 155 en Cataluña", concluye.

Consulta aquí más noticias de Murcia.