Para ello, indicó que se activa el sistema sanitario de atención a las urgencias de Canarias, en coordinación con el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad y la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), según informó el Ejecutivo regional en nota de prensa.

Así, la Dirección General de Salud Pública, que coordina desde 2004 el Plan de Actuaciones Preventivas de los Efectos del Exceso de Temperaturas en la Salud en Canarias, tiene establecido un sistema de vigilancia epidemiológica del impacto de las altas temperaturas sobre la salud de la población coordinado con los centros asistenciales y de urgencias del archipiélago, así como el aviso a dichos centros y a los ayuntamientos afectados de la previsión de situaciones de alerta.

Además Salud Pública proporcionará información a los medios de comunicación destinada a facilitar consejos útiles y medidas prácticas para prevenir los efectos de la exposición a temperaturas elevadas, así como difundirá toda la información disponible a través del canal de redes www.canariassaludable.org.

De este modo, se busca aumentar la capacidad de prevención individual de afrontar el calor aplicando medidas que sean "fáciles y accesibles". Este plan está dirigido a toda la población y está especialmente pensado para los colectivos de población más vulnerables al calor intenso, tales como son los ancianos, los niños y las personas con patologías crónicas.

Así, indican que todos los hospitales y el Servicio de Urgencias Canario (SUC) cuentan con personal designado y formado especialmente para hacer frente y coordinar de manera eficaz los servicios ante una posible ola de calor, así como las vías de comunicación.

AVISOS

En cuanto a los avisos de riesgo para la salud por calor, matizan que en sentido estricto se tiene que alcanzar unos máximos y unos mínimos de temperatura de forma simultánea, es decir, los umbrales de temperatura, que los fija anualmente la Agencia Estatal de Meteorología. Para las dos provincias canarias el umbral de temperatura es de 32 grados de máxima y 24 de mínima.

El Plan de Prevención de los Efectos de las Elevadas Temperaturas en la Salud de las Personas establece cuatro niveles diferentes de riesgo para la salud, en función de las temperaturas previstas y de su duración en el tiempo. Así, si las temperaturas máximas y mínimas previstas no alcanzan el umbral establecido, se corresponde con el Nivel Cero o de ausencia de riesgo (que se representa con el color verde).

Asimismo, se activa el Nivel Uno o de bajo riesgo (color amarillo) cuando las previsiones meteorológicas apuntan temperaturas iguales o superiores a los 32 de máxima y 24 de mínima (en el caso de Canarias) durante uno ó dos días.

Para activar el Nivel Dos o de riesgo medio (color naranja) la duración prevista es de tres ó cuatro días; mientras que el Nivel Tres o de alto riesgo (color rojo) está marcado cuando se supera los cinco días o más de duración prevista.

Por último, señaló que ante una situación de temperaturas máximas, el Gobierno de Canarias puede activar este Plan de Prevención de los Efectos de las Elevadas Temperaturas en la Salud de las Personas, con aviso de riesgo para la salud, así como su Plan Específico de Protección Civil y Atención de Emergencias de la Comunidad Autónoma de Canarias para Riesgos por Fenómenos Meteorológicos Adversos (PEFMA), mediante la declaración de alerta por situación de riesgo para la población, bienes y medio ambiente.

Consulta aquí más noticias de Las Palmas.