La familia Franco considera que la cripta de la Catedral de la Almudena es el emplazamiento más seguro e idóneo para enterrar los restos del dictador, con un "nivel de riesgos sensiblemente inferior" al del cementerio de Mingorrubio-El Pardo que ha designado el Gobierno, según un informe elaborado por expertos en seguridad.

En un comunicado de prensa remitido a Efe, la Fundación Franco explica los argumentos del recurso que ha presentado la familia en el Tribunal Supremo contra los acuerdos del Consejo de Ministros por los que el Gobierno aprobó la exhumación de los restos del dictador del Valle de los Caídos el 10 de junio para su posterior entierro en el cementerio de Mingorrubio-El Pardo.

Los hermanos Martínez-Bordiú Franco -según la nota- se reafirman en los argumentos que han venido defendiendo para rechazar que la decisión se tome mediante un real decreto ley, entre ellos que "no estamos ante un caso de extraordinaria y urgente necesidad", el derecho a la libertad religiosa, a la intimidad o a la igualdad ante la ley.

Además, en el caso de que todas sus alegaciones fuera desestimadas y el Tribunal Supremo confirmase la exhumación, la familia Franco insiste en que no se ajustaría a Derecho que el Gobierno prohibiera la inhumación de los restos en el lugar por ellos designado: la cripta de la Almudena.

Y así, según el comunicado de la Fundación Franco, en el recurso incluyen un informe pericial elaborado por tres profesionales expertos en seguridad que analizan "con detalle los riesgos para la seguridad de las personas en los distintos emplazamientos de la sepultura: Valle de los Caídos; Cripta de la Almudena y Mingorrubio-El Pardo".

Dicho informe concluye que los riesgos existentes en el entorno de la Catedral de la Almudena no se incrementarían en el caso de que se trasladasen allí los restos de Franco.

Pero además, insiste, en que, "en contra de lo sostenido por la Delegación del Gobierno, este emplazamiento es el más seguro e idóneo y con un nivel de riesgos sensiblemente inferior al lugar designado por el Gobierno", tanto por razones de "seguridad pública como de seguridad de los propios restos mortales".

Trabajos en El Pardo

Por otra parte, las obras para acondicionar la cripta donde el Gobierno quiere enterrar a Francisco Franco han comenzado en el cementerio municipal de El Pardo (Madrid) para tener preparado el nicho que acogerá sus restos el próximo 10 de junio, fecha de su exhumación.

Según fuentes conocedoras de los trabajos, operarios contratados por la Administración central han empezado a realizar estas labores, ya que el Estado es el titular del panteón donde se encuentra enterrada la mujer del dictador, Carmen Polo.

El pasado 11 de mayo, el Estado pasó a ser propietario de la cripta del cementerio municipal de El Pardo donde el Gobierno prevé enterrar a Franco tras su exhumación del Valle de los Caídos el 10 de junio, tras la publicación del decreto que desvincula la concesión de su titular previo, Patrimonio Nacional.

El Boletín Oficial del Estado (BOE) publicó el real decreto que dispone la nueva titularidad de la concesión de la unidad de enterramiento, aprobado por el Consejo de Ministros a propuesta de la vicepresidenta del Gobierno y ministra de la Presidencia, Carmen Calvo.

El real decreto expone que el cambio de titularidad se aprobó después de que en marzo el Consejo de Administración de Patrimonio Nacional acordara elevar al Gobierno la propuesta para cambiar el titular de la concesión de la cripta de ese camposanto.

Las instalaciones están gestionadas por el Ayuntamiento de Madrid y se encuentra a cincuenta kilómetros del Valle de los Caídos.

En este emplazamiento, uno de los más pequeños de los 22 que hay en Madrid, se encuentran enterradas personas cercanas a la dictadura, como Carlos Arias Navarro o Luis Carrero Blanco, aunque también las hay de ideología muy distinta.