El disidente chino Hu Jia es condenado a 3 años y medio de prisión por subversión

  • Hu Jia es un conocido activista de derechos humanos.
  • Es una de las voces más críticas contra Pekín y por ello le han acusado de "incitar a la subversión contra el Estado".

El disidente chino Hu Jia, conocido activista de derechos humanos que el año pasado estuvo nominado al premio Sajarov del Parlamento Europeo, fue este jueves condenado a tres años y medio por "subversión", confirmaron sus abogados.

No es el resultado que deseábamos, ni el ideal, pero tampoco algo inesperado

"No es el resultado que deseábamos, ni el ideal, pero tampoco algo inesperado, teniendo en cuenta casos similares anteriores", destacó Li Jingsong, uno de los defensores de Hu, al confirmar la sentencia, dictada por un tribunal de Pekín.

Hu, junto con su esposa, Zeng Jinyan (24 años), otra conocida activista, se ha convirtió en los últimos años en una de las voces más críticas contra Pekín, y uno de los más abiertos a hacer declaraciones a los medios de comunicación extranjeros. Varias de las entrevistas que concedió a esos medios fueron usadas por la acusación para pedir la condena por "incitación a la subversión contra el Estado", un delito que con frecuencia es aplicado a disidentes y presos de conciencia en China.

En arresto domiciliario

Hu y Zeng permanecieron en arresto domiciliario gran parte del 2007, y en diciembre el marido fue detenido, pocos días después de que ambos fueran padres de un bebé. El arresto domiciliario no ha impedido al activista escribir casi a diario informaciones para la prensa en las que hablaba del acoso al que eran sometidos y denunciaba otros casos de persecución a compañeros activistas que remitía a diversos medios.

Hu es enfermo crónico de hepatitis y durante toda su vida sufrió discriminación por ello, lo que le llevó a comenzar su activismo en defensa de gente con su enfermedad y también portadores del VIH y enfermos de sida.

Ese descontento le llevó a Hu a escribir junto con el abogado Teng Biao un artículo bajo el título de Los Juegos Olímpicos y la China real, en el que documentaron numerosas violaciones a los derechos humanos cometidas por las autoridades en el país asiático y pidieron a la comunidad internacional que presionara a Pekín con motivo de la celebración de la gran cita deportiva. Ese artículo fue otro de los detonantes de la detención de Hu, y también la de Teng, el pasado mes de marzo.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento