¿Cuáles son los hoteles con mejor reputación en España?
España ocupa el quinto lugar entre los diez países con las cadenas hoteleras más valiosas. Pixabay

Parece que al utilizar términos en inglés para referirnos a cualquier asunto, este se complica y si no dominamos el idioma de Shakespeare es probable que, tras hacer nuestra reserva de alojamiento, cuando se nos indiquen las condiciones del ‘check-in’ nos pongamos un poco nerviosos. ¿Qué significa y qué es lo que tienes que hacer al respecto?

Se trata, simplemente, de las condiciones que nos pone un hotel a la hora de entrar y salir de sus instalaciones. A la hora de entrar en la habitación que has reservado (chek-in), lo más habitual es que esta no esté disponible hasta las 12.00, sin embargo, no es un horario cerrado ni preestablecido, por eso es importante consultarlo. En caso de que no esté disponible a la hora que te indicaron desde el hotel, puedes reclamar un cambio de habitación o alguna compensación. En muchos establecimientos, aunque no se pueda acceder hasta las 12.00, tienen un servicio de guarda-maletas en las que el hotel se hace cargo de tus pertenencias para que puedas aprovechar la mañana haciendo turismo sin cargar bultos.

También es importante consultar hasta qué hora es posible hacer el check-in, ya que en ocasiones, un vuelto nocturno puede llegar al límite de lo que el hotel considere aceptable entrar en una habitación. Para evitar una situación en la que den la reserva por perdida y puedas quedarte sin alojamiento es importante consultar este punto y dejar clara la hora llegada, incluso, llevar el teléfono del establecimiento encima para avisarles en caso de que se produzca algún retraso. No todas las recepciones están abiertas 24 horas.

El check-out es la hora de salida, es decir, la hora máxima en la que puedes permanecer en la habitación sin que te cobren un cargo o consideren que vas a quedarte un día más en el hotel. Las 12.00 suele ser la hora habitual pero, en este caso también es importante aclararla para evitar disgustos.

Como los horarios rígidos suelen ser un problema y es difícil que todo el mundo se adapte, muchos hoteles tienen un ‘late chek-out’, es decir, con un recargo te permiten abandonar la habitación más tarde de la hora establecida en un inicio. El ‘early check-in’ es una práctica menos extendida pero que también existe, por la cual, los hoteles también permiten a los clientes entrar a su habitación antes de la hora establecida.

El que se impongan estas normas para entrar y salir de hoteles no es debido al capricho de los propietarios si no a que el personal de limpieza necesita un tiempo, por lo general dos o tres horas, para preparar las habitaciones que quedan vacías y que pueda entrar otro cliente. Por eso, si queremos que todo funcione correctamente, debemos respetar las normas que nos indican desde el hotel.