La secretaria de Estado de Igualdad en funciones, Soledad Murillo, ha catalogado como víctima de violencia machista a la trabajadora que el pasado sábado se quitó la vida después de que se difundiera entre los empleados un vídeo de carácter sexual de ella de hace cinco años. Asimismo, ha pedido que la empresa Iveco, en la que trabajaba la mujer, abra una investigación para que no haya impunidad.

"El machismo significa que tú no eres nada; eres un cuerpo a disposición de otro para procurarle placer, o para lo que ese cuerpo necesite de ti", ha señalado en declaraciones a Europa Press TV, tras asistir al acto de presentación del proyecto 'Hola, tú a mí no me conoces', un diccionario ilustrado contra los estereotipos de género en la publicidad.

A su juicio, "evidentemente" este caso puede calificarse como violencia machista. "El machismo significa relación de poder. ¿Quién eres tú para tener una imagen que no te pertenece y hacer de ella un lugar de escándalo", se ha cuestionado.

La secretaria de Estado también se ha preguntado por qué el cuerpo de la mujer y la sexualidad "concita un interés tan malsano". "Tenemos que hacernos una pregunta, aunque sea muy dolorosa e incómoda: ¿se ha suicidado o la hemos empujado? ¿Qué ha hecho el entorno?", ha dicho, haciendo un llamamiento a una reflexión de por qué dicho entorno no estuvo más volcado en "evitar" su suicidio.

En este contexto, Murillo ha afirmado que la mujer ha sido una víctima de violencia machista y "de la falta de protección", causada por un sentimiento de "culpabilidad" que, según ha apostillado, sufren todas las víctimas de la violencia sexual.

Responsabilidad del entorno

"Tu imagen es solo tuya, tu cuerpo te pertenece", ha defendido, achacando esa culpa a "una mano sucia" que difundió el vídeo, que es a quien hay que "señalar" por ser "osado e indecente". En esta línea, ha asegurado que "ha sido el entorno quien ha tenido responsabilidad" en el fatal desenlace.

Así, ha pedido a los hombres que "se conviertan en activistas" porque esto "no es una asunto de mujeres", al tiempo que sostiene que "hay que trabajar en la educación", especialmente en el significado del "respecto a las mujeres". En este sentido, ha reclamado una educación "como forma de evitar las relaciones de poder y en la que sea absolutamente tenido en cuenta el evitar la violencia".

Abrir una investigación

Además, en su opinión, la empresa "debería abrir una investigación" porque sería símbolo de una "buena práctica", para evitar la impunidad de los responsables, al tiempo que ha incidido en que es el entorno el que "ha tenido parte de la responsabilidad". "Al igual que en la violencia de género, el entorno sigue siendo pasivo ante los indicios de violencia", ha puntualizado a los periodistas.

Por su parte, la Policía ya ha abierto una investigación y los trabajadores que participaron en la difusión del vídeo podrían enfrentarse a un delito contra la intimidad sexual, penado por el artículo 197.7 del Código Penal con hasta un año de cárcel.

Protección de datos abre actuaciones

La Agencia Española de Protección de Datos, AEPD, ha decidido iniciar actuaciones de oficio en el caso motivada por "la posible difusión sin consentimiento" del vídeo de contenido sexual, en el que aparece la mujer, según han indicado a Efe fuentes del propio organismo.

La AEPD no es la única interesada en el caso, pues la fiscal de la Sala de Criminalidad Informática, Elvira Tejada, ha ordenado también la apertura de diligencias informativas y ha pedido a la Policía un informe sobre las circunstancias que rodearon el suicidio para determinar si hay actuaciones de relevancia penal.