Maragall ofrece a Colau y JxCAT un pacto de investidura que incluye a los presos y un referéndum

Ada Colau, con Ernest Maragall en un debate electoral.
Ada Colau, con Ernest Maragall en un debate electoral.
EP

La pugna por la Alcaldía de Barcelona está más abierta que nunca en dos frentes antagónicos que tienen una protagonista común: la alcaldesa en funciones Ada Colau.

Tras la ofensiva del lunes de Colau contra Ernest Maragall, este martes el candidato de ERC –ganador de las elecciones municipales en Barcelona– ha anunciado que este miércoles por la tarde iniciará los contactos por separado con Elsa Artadi (JxCAT) y Ada Colau (BComú) para ofrecerles un «acuerdo de investidura con un claro contenido progresista en el ámbito de la transformación social; así como en el de los derechos y libertades de los presos políticos y exiliados y con la celebración de un referéndum de autodeterminación de Catalunya» sobre la mesa.

Y será por este orden, primero se reunirá con JxCAT, que aunque obtuvo tan solo 5 regidores son sus socios de gobierno en la Generalitat, y seguidamente con Ada Colau, que empató a 10 regidores con ERC pero los republicanos obtuvieron unos 5.000 votos más.

Según Maragall, aunque Artadi y Colau se han "autoexcluído mutuamente" de cualquier tipo de acuerdo compartido, "no podrán renunciar" a la oferta que él les hará este miércoles.

"Estoy planteando un acuerdo de investidura a tres", ha explicado Maragall en rueda de prensa, en la que ha apuntado que deja para una segunda fase la negociación de un acuerdo de gobierno local en el que se "profundice" y se trabaje para resolver las "contradicciones" entre BComú y JxCat, aunque reiteró que no descarta gobernar en solitario si no resulta posible ese pacto a tres bandas: "Estamos capacitados y preparados para hacerlo (...) y les aseguro que es la decisión que tomaremos si hace falta".

El segundo acuerdo que se plantearía paralelo es un pacto en el que Ada Colau mantendría la Alcaldía de Barcelona gracias a los 8 regidores del PSC y con el apoyo, desde fuera, de tres votos de los 6 regidores de la candidatura de Manuel Valls.

Sobre este aspecto, el líder PSC en Barcelona, Jaume Collboni, no ha descartado un acuerdo con Ada Colau, pero ve «inviable» la propuesta de la alcaldesa: un tripartito con ERC y PSC. "El 'procés' lo ha trinchado todo. Queremos poner el ayuntamiento al servicio de la gente y de los barrios y no del 'procés'", ha asegurado en una entrevista a TV3. Según Collboni, ahora la pelota está en el tejado de los comunes y es Colau quien tiene que mover ficha.

Fuentes socialistas aseguran que ahora son los comunes los que se tienen que mojar, y tomar de una vez una decisión sobre a quien prefieren como socios de gobierno en Barcelona.

Precisamente la alcaldesa en funciones ha reitedado este martes en un vídeo difundido en las redes sociales su oferta de un pacto de izquierdas en Barcelona. Según Colau, "nos hemos puesto de acuerdo con el PSC y ERC durante estos cuatro años, estamos gobernando juntos en el AMB. Sería incomprensible que ahora no fuésemos capaces de sentarnos en una mesa y cerrar un acuerdo de izquierdas por la ciudad de Barcelona".

Ada Colau presiona nuevamente a Maragall y a Collboni, y tranquiliza a las bases de los comunes que según algunas fuentes no ven con buenos ojos que, para mantener el poder, tengan que pactar con JxCAT o depender de los votos de Manuel Valls, aunque este previamente rompa con Cs.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento