Josep Borrell
Josep Borrell, en un mitin. EFE

La Cancillería rusa citó este mares al embajador español en Rusia, Fernando Valderrama, para expresarle su sorpresa y decepción por unas declaraciones del ministro español de Exteriores en funciones, Josep Borrell, en una entrevista el 23 de mayo al diario español El Periódico, que considera "inamistosas".

El ministerio de Exteriores ruso advierte en un comunicado que dichas afirmaciones suponen "un perjuicio para las relaciones entre Rusia y España".

En la entrevista, en respuesta a una pregunta sobre el papel que debe jugar Europa en materia geopolítica en el nuevo mundo que se está creando, Borrell afirmó, entre otras cosas, que "nuestro viejo enemigo, Rusia, vuelve a decir aquí estoy yo, y vuelve a ser una amenaza, y China aparece como un rival".

"Han cambiado muchas cosas. Nuestro aliado nos da la espalda", subrayó también el titular de Exteriores, mencionando la llegada de Donald Trump al poder en Estados Unidos y también el brexit.

En opinión del departamento que dirige Sergei Lavrov, las palabras expresadas por Borrell "son contradictorias y perjudican las relaciones entre Rusia y España".

El Ministerio ruso de Exteriores destaca también que las relaciones bilaterales son vistas por ambas partes como "amistosas, de socios y mutuamente beneficiosas", lo que ha quedado reflejado en todos los documentos oficiales "suscritos por los dos países en los últimos tiempos".

Fuentes de la embajada de España en Moscú confirmaron la reunión, que se produjo a iniciativa del Primer Departamento de Europa y cuyo director, Alexéi Paramónov, fue quien transmitió al embajador la postura de la parte rusa acerca de las declaraciones de Borrell.

Borrell se reunió en noviembre pasado en Madrid con su homólogo ruso, Serguéi Lavrov, quien también fue recibido por el rey Felipe VI.