La Comunidad registró 612.825 pensiones en mayo, con una cuantía de 978,03 euros, un 6,1 por ciento más que en 2018
Pensionistas, en una imagen de archivo. MINISTERIO DE TRABAJO - Archivo

El déficit del Estado creció en los cuatro primeros meses el 39 %, hasta 8.195 millones de euros equivalentes al 0,65 % del PIB, como consecuencia de la subida del sueldo de los funcionarios y de las pensiones que entró en vigor el 1 de enero de 2019 cuando un año antes se aplicó en julio con la aprobación de los Presupuestos.

Este efecto se diluirá en la segunda mitad del año "cuando se hará evidente la reducción del déficit público", han asegurado fuentes del Ministerio de Hacienda respecto a los datos publicados este martes.

El déficit del conjunto de las Administraciones Públicas (sin corporaciones locales) se redujo en el primer trimestre un 12,7 %, hasta 3.988 millones equivalentes al 0,32 % del PIB, gracias a las comunidades autónomas y a que la Seguridad Social suele mantenerse en superávit a estas alturas del año.

Déficit de las autonomías

El déficit de las autonomías hasta marzo se redujo un 3,4 %, hasta 1.234 millones (0,10 % del PIB), en tanto que el superávit de la Seguridad Social creció un 147 %, hasta 4.825 millones (0,38 % del PIB).

En el caso del Estado el déficit acumulado hasta abril es consecuencia de unos gastos de 69.094 millones, el 3,8 % más que en 2018, frente a unos ingresos de 60.899 millones, el 0,4 % más respecto a un año antes.

Dentro de los ingresos, los recursos impositivos cayeron el 0,9 %, hasta 53.315 millones, por la disminución del 2,5 % de la recaudación por IRPF una vez descontada la parte correspondiente a las autonomías.

Más recaudación por IVA

El IVA recaudó un 2,6 % más, hasta los 27.139 millones, y el primer pago fraccionado del Impuesto de Sociedades ingresó un 2,5 % más.

Dentro del gasto destaca la mayor aportación a la UE (21,9 % más) y el incremento de transferencias corrientes entre Administraciones del 6,7 %, entre ellas, las destinadas a la Seguridad Social que crecieron un 17,8 %.

Los consumos intermedios crecieron un 19,3 % como consecuencia de los gastos electorales que no tienen correspondencia en 2018, mientras que la remuneración de los asalariados aumentó un 7 % por la equiparación salarial de la Policía y Guardia Civil con los cuerpos autonómicos y por la subida acordada para los empleados públicos del 2,25 %.

Estos incrementos se compensaron con el descenso del 6 % del gasto en los intereses de la deuda y con la disminución del 21,6 % de la inversión porque en este ejercicio no tiene equivalencia el gasto registrado en 2018 de 1.114 millones por el valor estimado de los activos revertidos de las autopistas en quiebra.