La energía que renueva los pueblos
La energía que renueva los pueblos ENDESA

Algo ha cambiado en la localidad turolense de Muniesa desde que en su paisaje 38 molinos eólicos compiten con los 55 metros de la torre de mudéjar de la Iglesia Nuestra Señora de la Asunción; unas instalaciones que han pasado a ser la viva imagen del progreso económico en el municipio.

El proyecto de la empresa Enel Green Power (EGPE), la división de renovables de Endesa, ha traído consigo nuevos vecinos y "más vida en el pueblo. Hay más movimiento", tal y como resume Jose Luis Iranzo, alcalde de esta zona aragonesa.

La construcción de tres parques eólicos ha supuesto una pequeña revolución para Muniesa, un enclave de las cuencas mineras turolenses que cuenta con 610 habitantes censados. Un número muy bajo que continúa descendiendo en toda la provincia: Teruel ha perdido la mitad de su población en el último siglo. Pero los datos no amedrentan a sus residentes ni a Iranzo, quien declara que son "gente dura" que busca renovarse y adaptarse a las nuevas tecnologías. "Teruel existe y existirá siempre", resume con rotundidad.

El espíritu de lucha y la transformación del paisaje del municipio han traído como resultado nuevos ingresos para el pueblo, los vecinos que han alquilado los terrenos y sus negocios en la localidad. Además, los generadores de Endesa han favorecido al empleo local, ya que, tal y como cuenta el alcalde de Muniesa: "mucha gente que estaba parada en el pueblo está trabajando con las empresas constructoras y hasta gente de pueblos de alrededor".

Entre 80 y 100 asalariados del parque eólico comenzaron a llegar a la localidad en septiembre del año pasado, a quienes se les unieron los trabajadores que iban a renovar el sistema de alumbrado, un momento que recuerda perfectamente Manuel Torralba, gerente del Hostal Rosa Mari. Este hostelero con 40 años de experiencia en el negocio familiar cuenta que, de seis personas en el alojamiento, han pasado a ser nueve al cargo.

Mirando al futuro

En total, el parque ha dado empleo directo a 14 vecinos de Muniesa, cifra que alcanza los 616 si se suman los puestos indirectos que ha generado la acción de la filial de Endesa. Aunque no solo los molinos eólicos transformarán este municipio turolense, ya que, tal y como subraya su alcalde, están cambiando el alumbrado de las calles por tecnología LED.

Con esta acción, Muniesa quiere sumarse a las localidades de referencia en el llamado turismo de las estrellas, donde pueden verse los astros al caer la noche gracias a la escasa contaminación lumínica del terreno.

Además de los 550.000 euros que EGPE invertirá en el municipio, los ingresos que estos planes reporten a las arcas públicas cuando finalicen este año abren nuevas posibilidades para Muniesa. Sus vecinos pueden formarse sobre las energías renovables a través de una serie de cursos con los que aumentar sus posibilidades de encontrar trabajo fijo en la zona en un futuro cercano.

A esto aspira su alcalde, quien confiesa que sueña con construir una nave para que alguna empresa relacionada con los aerogeneradores se instale en la localidad y, así, fomentar que el viento siga dejando huella en el pueblo.