Un total 14 turistas británicos han sido multados este lunes por negarse a seguir las instrucciones de la tripulación del avión en el que viajaban, una nave de la compañía Jet2 que volaba de Edinburgo a Palma.

Según ha informado la Guardia Civil a Europa Press, los jóvenes se habían negado a abrocharse los cinturones de seguridad y caminaban por el pasillo en un momento en el que no estaba permitido.

Los agentes han relatado que el piloto ha avisado antes de aterrizar a la dependencia de la Benemérita en Baleares, por lo que varios guardia civiles les han esperado en las pistas de Son Sant Joan para tomarles los datos una vez han aterrizado.

Los denunciados, a los que no se les ha realizado la prueba de alcohol por no ser condicionante de la infracción, presentaban sin embargo, "signos de ebriedad" aunque "no se han mostrado violentos", según la Guardia Civil.

Los agentes han podido tomar los datos a los individuos para tramitar la denuncia, pero será la Agencia Española de Seguridad Aérea, la autoridad que se encarga de regular las sanciones en infracciones cometidas en el espacio aéreo, quien decidirá la cuantía a pagar por los denunciados.