Un día después de las elecciones del 26-M, los partidos han empezado este lunes a hacer sus primeros movimientos y lanzar sus primeros mensajes sobre la creación de gobiernos por toda España. Entre ellos, las urnas han dado a Ciudadanos la capacidad de decidir en Madrid, Murcia, Castilla y León y Aragón. La "fuerza modesta" que las elecciones dieron a Podemos hará que este partido sólo tenga capacidad de influencia sobre Pedro Sánchez para conformar los gobiernos de Asturias y La Rioja.

Después de una noche de celebración, Ciudadanos tiene claro que no piensa apoyar al socialista Ángel Gabilondo en la Comunidad de Madrid. Aunque el PSOE ganó las elecciones autonómicas, Ciudadanos se convirtió en la fuerza decisoria. Fuentes madrileñas del partido descartan por completo un eventual pacto con PSOE y, por ejemplo, Más Madrid y se decantan directamente por reproducir el pacto de Andalucía para hacer presidenta a Isabel Díaz Ayuso, del PP.

Este pacto convertiría a Ignacio Aguado en vicepresidente, según las fuentes que, conscientes de que sin Ciudadanos Díaz Ayuso "no va a ninguna parte", no aceptarán consejerías de menor peso. Sobre las exigencias de Vox de entrar en los gobiernos que apoye, desde Ciudadanos lo consideran un asunto de Díaz Ayuso que no va con el pacto que ellos alcancen con el PP y también recuerdan que en Andalucía los de Santiago Abascal terminaron rebajando sus pretensiones, como confían que también hagan ahora.

Madrid es el gobierno regional más importante pero no el único donde Rivera podrá decidir, en todos los casos para apoyar o buscar el apoyo del PP, pero teniendo que pactar también con Vox. Es decir, todo lo contrario a lo que le exigió en la noche electoral el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, cuando pidió a Ciudadanos, y también al PP, que no pacten con la ultraderecha.

Aragón o Murcia

En Aragón, Murcia y Castilla y León el PSOE también quedó como primera fuerza pero en todos ellos Ciudadanos podría decantar una mayoría del bloque que forma con PP y Vox. Fuentes de la formación descartan que en alguna de ellas terminen apoyando a los socialistas, porque consideran que lo que les ha funcionado ha sido el mensaje de "coherencia" contra el "sanchismo".

Con cuatro gobiernos pendientes de la decisión de Rivera, en las primeras horas después de cerrarse las urnas aparece ya la posibilidad de que Ciudadanos exija al PP alguna presidencia regional para cerrar una acuerdo global con Pablo Casado. En todo caso, su portavoz nacional, Inés Arrimadas, ha afirmado que su formación "necesita más de doce horas" después de las elecciones para tomar decisiones. De momento, Ciudadanos ha empezando formando un comité negociador al que, ha dicho Arrimadas, no se ha dado orden de establecer cordones sanitarios.

Aunque para Ciudadanos es importante entrar en la Alcaldía de Madrid junto al previsiblemente próximo alcalde, José Luis Martínez-Almeida, del PP, los de Rivera no son decisivos en la capital. El único de los grandes ayuntamientos donde sí lo será es Zaragoza, donde Ciudadanos puede elegir sumar la mayoría absoluta con el PSOE o con PP y Vox.

Moderada influencia de Iglesias sobre Sánchez

Por la izquierda, la influencia que puede ejercer el líder de Podemos, Pablo Iglesias, sobre Sánchez es menor, pero de ella dependerá el mayor trofeo, el Gobierno central.

Iglesias ha reconocido este lunes que los resultados que cosechó este 26-M su partido son "malos" y aunque ha insistido en que tiene que haber un Ejecutivo de coalición en La Moncloa, ha asumido que sus fuerzas son "modestas", y así, "modesta" será también la proporción que podrán exigir en el Gobierno de Sánchez.

La nueva investidura del presidente no está prevista hasta que se cierren los pactos tras las elecciones de este domingo, sobre todo los autonómicos, e Iglesias ha advertido este lunes a Sánchez de que vinculará su apoyo al PSOE en comunidades donde son necesarios al Gobierno central. Tal y como "está haciendo la derecha", Iglesias ha exigido a Sánchez un "bloque de gobernabilidad a todos los niveles".

Según el panorama que arrojaron las elecciones de este domingo, Podemos sólo puede presionar a Sánchez con su apoyo para que el PSOE gobierne en el Principado de Asturias y para que recupere La Rioja.