Los descubrieron el 21 de mayo agentes de la Unidad Regional de Medio Ambiente de Girona y un inspector de la Dirección General de Pesca durante un control en el exterior del recinto de la lonja de L'Escala, en dos vehículos que transportaban 77,5 y 114,5 kilos de pescado azul sin documentación ni medidas de conservación.

Estas infracciones están tipificadas como graves en la Ley de pesca y acción marítima y pueden suponer multas de hasta 60.000 euros, y han sido remitidas a los Servicios Territoriales de la Conselleria de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación.

Consulta aquí más noticias de Girona.