Mungia
Mungia AYTO. MUNGIA - Archivo

El Consorcio de Aguas Bilbao Bizkaia ha ampliado hasta el próximo mes de septiembre el periodo de pruebas del tanque de tormentas de Mungia, infraestructura de 11.000 m3, que permitirá reducir a menos de 15 los vertidos de aguas residuales sin tratar al río Butrón, que en momentos de fuertes lluvias superan la capacidad de la depuradora y desbordan del colector.

Según han informado fuentes de la entidad consorciada a Europa Press, la integración de las nuevas instalaciones del tanque de Tormentas en las

existentes de la estación de Bombeo son "complejas, ya que se trata de una instalación en servicio cuya operativa y funcionamiento no se puede alterar ni interrumpir, porque da servicio a la Estación Depuradora de Aguas Residuales (EDAR) de Mungia".

Este proceso está ralentizando los trabajos previos a la puesta en marcha del tanque de tormentas, por lo que se ha preferido ampliar el periodo de pruebas para garantizar un servicio "óptimo en el momento de su puesta en servicio", han añadido.

El tanque de tormentas proyectado por el Consorcio de Aguas Bilbao Bizkaia dará servicio a una población superior a los 20.000 habitantes. Construido en hormigón armado, su función será almacenar temporalmente el agua residual excedentaria que, procedente de la red de saneamiento, supere la capacidad de tratamiento de la EDAR de Mungia.

VERTIDOS AL BUTRÓN

De esta forma, se evitarán los vertidos al Butrón, con la consiguiente mejora medioambiental del cauce. El agua se retendrá hasta que la demanda de la planta pueda absorber nuevos caudales de tratamiento.

El nuevo tanque se proyecta en la margen derecha del río Butrón, aguas arriba de la EDAR, separada de ella por la autovía, y adosada a la estación de bombeo existente, como ampliación del tanque actual. Se ha adoptado una tipología convencional de tanque rectangular enterrado, idéntico a otros que existen en Bizkaia.

Además de todas las conexiones a la red primaria de saneamiento, el proyecto prevé una moderna instalación de ventilación con tratamiento de olores para minimizar el impacto en el entorno inmediato de la planta.

El ente consorciado ha afirmado que, con la entrada en funcionamiento del tanque, se dará "un paso más en la mejora del sistema de saneamiento de Mungia y los municipios del entorno". Según ha explicado, en la actualidad se producen alrededor de 44 alivios al año, cuando las directrices europeas lo fijan por debajo de 20, "objetivo que se cumplirá sobradamente con la nueva infraestructura".

DIPUTACIÓN Y URA

La obra, que se inicio a finales de 2016, ha supuesto una inversión cercana a los 4,5 millones de euros, financiados por la Diputación Foral de Bizkaia y el Gobierno Vasco, a través de URA. La construcción es un depósito rectangular subterráneo, de 53 x 40 metros de superficie, dividida en tres cuerpos idénticos, y con capacidad para almacenar un volumen extra de 11.000 m3.

En 1993, la Diputación Foral de Bizkaia construyó y puso en servicio la depuradora de aguas residuales de Mungia, con el objetivo de incorporar de forma paulatina, "para su adecuado tratamiento", los vertidos de Mungia, Gatika, Laukiz y Maruri.

Con la ampliación de la red, se constató que tanto en la EDAR como en la estación de bombeo previa se producían alivios al río en tiempo de lluvia. Los análisis de los datos y registros pusieron de manifiesto la necesidad de dotar de mayor capacidad del almacenamiento al sistema para reducir el número de vertidos al cauce, "almacenando temporalmente el volumen que, recogido por los colectores en tiempo de lluvia, supera la capacidad de depuración de la EDAR".

Consulta aquí más noticias de Vizcaya.