Al menos 13 personas han resultado heridas de carácter leve, entre ellas una niña de 8 años, a causa de una explosión registrada este viernes en el centro de la ciudad de Lyon, en el este de Francia.

El presidente del país, Emmanuel Macron, ha calificado este suceso como un "ataque" y ha señalado en una entrevista en Youtube que "no hay víctimas mortales, pero sí varios heridos".

La Fiscalía de Lyon trabaja con la hipótesis principal de que el origen del estallido está en un paquete bomba que contenía tornillería y que había sido colocado junto a una panadería de una conocida franquicia, en la esquina entre las calles Victor Hugo y Sala, muy cerca de la plaza Bellecour, considerada el corazón de la ciudad. El cuerpo antiterrorista se ha hecho cargo del caso.

El sospechoso

Un hombre que circulaba en bicicleta "está siendo buscado activamente", ha indicado una portavoz de la Prefectura. El individuo, que llevaba oculta la cara para no ser reconocido, dejó el explosivo hacia las 17.30 y huyó en bicicleta. Las fuerzas del orden trabajan con las imágenes de vídeo de todo el barrio.

Un portavoz de la Prefectura ha señalado que "la situación se encuentra bajo control" y que la policía ha establecido un perímetro de seguridad en torno a las calles afectadas.

La Policía ha hecho un llamamiento a la ciudadanía para evitar que se acerque a las calles del centro de Lyon y facilitar así las labores de socorro e investigación. Además, ha anunciado que se ha cerrado la estación de metro Ampère Victor Hugo.

Por su parte, el ministro del Interior, Christophe Castaner, ha comunicado a través de su cuenta de Twitter, antes de trasladarse al lugar de los hechos, que se ha reforzado la seguridad en "espacios públicos y actos deportivos, culturales y religiosos".

La detonación se ha producido en una de las zonas peatonales más frecuentadas por turistas y lioneses, que en la tarde del viernes suelen pasear y hacer compras por estas calles.