Un hombre de 35 años ha sido detenido gracias a varios vecinos en Terrassa (Barcelona) por tres delitos de robo con violencia después de intentar escapar del supermercado donde había sido encerrado. Todos los urtos sucedieron el 15 de mayo y se realizaron a punta de navaja, según informan los Mossos.

De dos a cuatro y cuarto de la tarde el ladrón consiguió 20 euros de un piso dedicado presuntamente a la prostitución y otros 400 euros de un supermercado cercano. Sin embargo, cuando decidió repetir su estrategia, hacerse pasar por un cliente y amenazar al encargado con una navaja, en un supermercado de la calle del Joan, en Les Arenes, no corrió la misma suerte.

Su plan no fue suficiente. Un empleado decidió dejar encerrado al ladrón hasta que llegaran los Mossos d'Esquadra. Simplemente tuvo que bajar la verja metálica y,  una vez había pasado la puesta del establecimiento, esperar.

Cuando llegaron los agentes el hombre intentó salir corriendo, pero gracias a la colaboración de los vecinos consiguieron detenerle. Uno de los policías resultó herido.

Tres días más tarde, 18 de mayo, fue trasladado a comisaría, después de que el juez decretara prisión provisional por no tener antecedentes penales.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.