Casado en Madrid
Los candidatos del PP a la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso; al Ayuntamiento, José Luis Martínez-Almeida, y a las elecciones europeas, Dolors Monserrat, acompañados por el presidente del partido, Pablo Casado. Rodrigo Jiménez / EFE

En una época en la que tan de moda está Juego de Tronos, bien se podría trasladar un argumento similar a la política española. Hablemos de bastiones. El PP buscará el domingo, por encima de todo, mantener el suyo: la Comunidad de Madrid. Ese es el objetivo principal, que tiene como meta colateral alcanzar también la Alcaldía frente a una Manuela Carmena que, siendo favorita, no tiene asegurada la continuidad.

En el mitin de cierre de campaña, el ejército formado por Pablo CasadoIsabel Díaz Ayuso y José Luis Martínez Almeida quiseron dejar claro ese discurso, acompañados por una Dolors Montserrat que dará el salto a Bruselas, y que está al mismo tiempo en la misma batalla y en una distinta. "Solo vale ganar, ganar, ganar y volver a ganar", gritó Almeida parafraseando a Luis Aragonés. Casado, por su lado, desgranó su mensaje entre los tres candidatos presentes. Entre gritos de "presidente, presidente", Casado trató de llenar de heroicidad sus palabras confrontando con la izquierda, con trasfondo hacia Pedro Sánchez.

Populistas y nacionalistas es el "peligro" a evitar en Europa, dijo dirigiéndose a Montserrat. "Yo creo que Carmena tiene que tener pesadillas contigo (con Almeida)", sostuvo sonriendo y alegando que el actual Gobierno municipal "no ha hecho nada". Como en muchos mitines, Casado citó a Machado, dejando a Madrid como el "epicentro". El presidente popular, que se toma los comicios como una segunda vuelta tras las generales, calificó de "sectarios e incopetentes" a los políticos de la izquierda.

"El 26 de mayo elegimos si queremos un Madrid en el que te frían a impuestos" donde "se imponga un modelo" educativo. "Les da miedo que podamos elegir porque saben que en las urnas no elegimos a la izquierda", dijo un Casado especialmente duro. "El PP quiere más sociedad y menos Gobierno". Hizo, además, una defensa de lo público porque "es donde estamos todos", antes de considerar que los políticos "gestionan los sueños de los ciudadanos". Entró en guerra dialéctica con Vox enarbolando a su formación como la de "la España que madruga".

Para Casado, "nadie va a encontrar el PP fuera del PP" porque no son "pompas de jabón que desaparecen sin dejar nada". El PP es, para Casado, "un partido parido para servir a España" y para "dar una solución a los problemas de los que son como nosotros". Concluyó con Ortega: "Para avanzar hay que mirar lejos, hay que volver a pensar en grande. Todo empieza el próximo lunes". Acusó a Ciudadanos de tener un planteamiento de "luces cortas" por "celebrar su derrota" el 28-A. "Queremos construir un espacio al que todo el mundo pueda volver", dijo con menciones indirectas a la corrupción del pasado. "Que no hagan pagar a una nueva generación por algo que hizo una ínfima minoría hace mucho tiempo".

Vox y Cs, blanco para Ayuso

La candidata a la Comunidad, Isabel Díaz Ayuso, como todos los ponentes, utilizó el verbo ganar como principal. Más centrada al principio en el pasado que en el futuro, habló de lo hecho. "Este duo no te iba a defraudar", dijo dirigiéndose a Pablo Casado. "Vamos a ganar por Madrid y por España", esgrimió. Con menciones a Cifuentes, Aguirre y Gallardón, pero no a González y Garrido, se extendió en los agradecimientos antes de abordar la Comunidad que quiere. Postulada como la candidata de la "libertad", el trono que quiere es el mismo que el PP lleva ocupando 24 años, pero eso no parece frenar a Ayuso.

El PP convirtió el cierre de campaña en una lucha de bloques: la derecha frente a la izquierda, en un claro choque ante el resultado del pasado 28 de abril. "Somos un partido que va a transformar Madrid". Empleo, jóvenes y lucha contra "los okupas y los manteros" fueron alguna de las menciones de la candidata. Enumeró alguna medida que ya había mencionado semanas atrás, sobre todo en el caso de los "incentivos fiscales". Y es que este es un tema que más le distancia, por ejemplo, del socialista Ángel Gabilondo. Tuvo también para Cs y Vox: "El otro día en el debate me tuve que encontrar con tres PPs, uno original y dos copias".

"Nosotros no hacemos política de márketing", se desmarcó Ayuso. "Pedimos el voto para quienes quieren vivir en libertad, para los jóvenes, para los que arriesgan, los que mueven la economía, los que vienen de todos los rincones del planeta, para los mayores, a los que no vamos a dejar solos...", continuó apelando a la épica, consciente de que las encuestas le van a la contra. "No queremos que la izquierda nos regrese a los ochenta, con más paro, esa gestión no la queremos. Pido el voto para que Madrid siga creciendo en libertad".

"Podéis volver al Partido Popular"

El aspirante a alcalde, José Luis Martínez Almeida arrancó con un mensaje a Carmena: "Solo quedan dos días para que deje de ser alcaldesa". El candidato se deshizo en elogios a su compañera de ticket electoral, y con su ironía característica, Almeida avisó de que ganar el Ayuntamiento de Madrid significa "ganar el Palacio de la Moncloa". Se elevó además como ganador de los debates, que para él suponen ganar las elecciones. Tuvo dardos para Pepu Herández, para quien pidió también "un tiempo muerto". "Madrid hay que llevarlo en la cabeza", sostuvo. Pero aguardó sus frases más intensas para la todavía alcaldesa. "Yo simplemente soy la cara de una candidatura extraordinaria", prosiguió.

Tirando de simil futbolístico, apeló a la necesidad del "equipo" frente a la izquierda. "Podéis volver al proyecto del PP", dijo en referencia a aquellos votantes que, sobre todo en las generales, optaron por Ciudadanos y Vox. "En la izquierda son incorregibles", lamentó Almeida, para quien su formación tiene "ideas y proyecto": "Confiad", pidió a los asistentes. El PP presenta, a su parecer, una "combinación imbatible". En un escenario reivindicativo de las políticas de Gallardón, Martínez Almeida considera que él y Ayuso van en bloque: "Jamás va a haber un Ayuntamiento que pretenda vivir de espaldas a la Comunidad de Madrid". Y apostilló: "El domingo nos jugamos el contrapeso a las políticas de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias". "Somos más y no podemos ser menos porque nos desmovilicemos", advirtió.

Montserrat quiere a España "en el centro"

Por su parte, la cabeza de lista a las europas, Dolors Montserrat mostró mucho optimismo. "Vamos a ganar todas las elecciones", empezó diciendo, antes de centrar su mensaje en lo que quiere hacer en Bruselas (aunque no es favorita en los sondeos). "Solo hay dos proyectos políticos: el que funciona, que es el del PP y el que no, que es el de las izquierdas", que es para Montserrat también "el que crea pobreza". En su carrera hacia la UE, la candidata puso en el centro la PAC, la revolución digital, el cambio climático y una "agenda en positivo" para la creación "de más y mejores empleos". Montserrat sentenció que con ellos, "España siempre está en el centro", mientras que el PSOE "aísla al país".

Ve al populismo y al independentismo como "la gran amenaza" que "solo se frena con el PP", mientras que "Sánchez pacta" con los secesionistas. El speech de Montserrat se centró en los logros de su formación. "Sánchez está preso de los votos de los independentistas que tienen a España de rehén y nosotros somos los que defendemos la libertad", terminó la catalana. "El Partido Popular somos indispensables, no somos un partido de moda, que aspira este domingo a volver a ilusionar y a conquistar a millones de españoles. Somos la solución a los problemas de España que siempre crea la izquierda. Si gana el PP, gana España y Europa".

Pío García Escudero, que también tomó la palabra de forma breve, alabó la campaña de Ayuso y Almeida, a quienes erigió como "los mejores candidatos". Cree que el PP "obtendrá el premio el domingo". De no hacerlo, el partido quedaría en una posición muy delicada. Entre aplausos, el partido cerró dos meses muy intensos y ahora Casado y los suyos se agarran, después de todo, a convertir esos vítores en votos.