Contadores en Molino Nuevo
Contadores en Molino Nuevo JUNTA DE ANDALUCÍA - Archivo

Los hechos ocurrieron este jueves a las 8.30 horas en la barriada de Son Oliva de Palma, donde, desde hacía dos meses, residía en una vivienda okupada. Cuando un operario acudió a la finca para cortar el suministro eléctrico, el sospechoso le encerró en el cuarto de contadores y le dijo que lo volviera a conectar.

A pesar de esto, el técnico se negó a volver a conectar el contador y el sospechoso le dio varios golpes en el costado. Entonces, la víctima quiso llamar al servicio de emergencias pero el detenido le arrebató el teléfono móvil, impidiéndole la salida y obligándole a restablecerle el servicio.

En un momento dado, comenzó un forcejeo en el cual el operario aprovechó para huir corriendo y solicitar ayuda, instante en el que el detenido le lanzó el teléfono, rompiéndole la pantalla.

El trabajador tuvo que ser asistido en el hospital por contusiones y un elevado estado de nerviosismo. El detenido pasará en las próximas horas a disposición del juzgado de instrucción de guardia.

Tras el suceso, Gesa-Endesa quiso remarcar la "peligrosidad" que entraña el delito de fraude eléctrico, tanto para las personas como para las instalaciones, pues puede favorecer el riesgo de accidente o de incendio.