Los componentes del Subsector de Tráfico de la Guardia Civil de Soria se encontraban realizando verificaciones de alcohol y drogas cuando observaron atónitos que, a pesar de su visible presencia, el conductor de un autobús atravesó una línea continua para realizar un giro a la izquierda prohibido.

El conductor cruzó la vía con la intención de estacionar en el área de descanso de La Venta de Valcorba, en la SO-20.

Los agentes se acercaron al conductor para informarle de su falta de atención y de la infracción cometida, ya que había puesto en peligro la integridad física tanto de los viajeros como del resto de usuarios de la vía, y al ver su reacción valoraron que existía la posibilidad de que el conductor hubiese consumido algún tipo de droga o estupefaciente.

Los agentes, para preservar el derecho a la intimidad del conductor y no generar alarma entre los viajeros, esperaron a que los usuarios entraran en la cafetería del área de descanso y una vez que se encontró sólo el conductor se le invitó de manera discreta a que realizara la prueba de detección de drogas.

La prueba arrojó resultado positivo en THC, por lo que los agentes inmovilizaron el autobús. La Guardia Civil gestionó un autobús con conductor que realizara el trayecto que restaba para que llegaran a destino para no generar perjuicio a los viajeros.

Consulta aquí más noticias de Soria.