Jaime, en 'First dates'.
Jaime, en 'First dates'. MEDIASET

Este jueves fue un día especial en First dates, y es que los comensales del restaurante de Cuatro tuvieron que cenar con los ojos vendados, sin ver a su cita, y de esta forma solo guiarse con el resto de sentidos y de su intuición para decidir si volvían a quedar con esa persona o no.

Una de esas parejas fue la formada por Jaime y Beatriz. El constructor llegó al programa afirmando que "para mí, una mujer es un tesoro y yo, soy el pirata que lo cuida. Así es como me defino yo". Y añadió: "Si no cuidamos de los tesoros: ¿Qué pasa? Que desaparecen o te los roban".

Jaime y Beatriz, en 'First dates'.

Carlos Sobera quiso saber cómo era en el amor, a lo que Jaime contestó que "con las mujeres me gusta ser un señor, tratarlas bien, escucharlas, respetarlas...". Entonces el presentador le preguntó qué tipo de mujer le gustaba: "Me gustan los caballos de carreras, una mujer tipo Angelina Jolie, pero con mucha personalidad. Sus curvas, sus tetas bien puestas, su culito... Una mujer guapa, pero que tenga sentimientos".

En ese momento, Sobera le dio la venda para los ojos y le guió hasta la mesa para esperar a su cita, que fue Beatriz, una gijonesa fiel a su equipo: "Todos los domingos voy al fútbol, y si juegan fuera y puedo ir, también los veo. Mi Sporting que nadie lo toque".

La camarera le reconoció a Sobera que le gustaban "los hombres musculosos, que hagan lucha porque me gustan los deportes de contacto. No los practico, pero sí que voy a todas las veladas que puedo. Mi hijo, que, sí los practica, siempre me tiene apoyándole", admitió.

"Lo primero en que se fijan en mí los hombres es en los pechos, pero como este jueves es a ciegas, tengo que ganármelo yo", le confesó al presentador mientras iba hacia la mesa al encuentro de Jaime.

Durante la cena mientras hablaban de sus aficiones y de sus edades, la gijonesa comentó que "por la voz parece que tienes más edad de la que tienes" [ella tenía 38 y él, 34] y admitió que "me gustan más jóvenes que yo", añadió Beatriz.

La experiencia de los ojos vendados les gustó a ambos, pero en la decisión final, Jaime prefirió no volver a quedar con Beatriz porque "he visto que eres un poco cortadita, que no te ha gustado hablar de sexo en la cena, aparte tienes un hijo, que no es ningún inconveniente, pero lo tienes". Mientras que la camarera coincidió en que no tendría otra cita porque "no es lo que estoy buscando. Me gustan las personas que lleven la iniciativa, pero que no esté todo el rato intentando complacerme", concluyó.