Según ha informado el Departamento vasco de Seguridad a Europa Press, a las seis de la tarde se ha recibido la llamada de un arqueólogo que afirmaba estar en posesión de una bala de cañón que había encontrado en unos trabajos de excavación. Además, relataba que la llevaba en una mochila y que esperaba a los agentes a la puerta del Koldo Mitxelena, situado en al zona centro de la capital guipuzcoana, junto a la catedral del Buen Pastor.

En virtud del protocolo establecido para estos casos, la Ertzaintza ha

acordonado la zona y se ha hecho cargo del proyectil, que se ha llevado a la Unidad de Desactivación de Explosivos. A las siete de la tarde ya se había levantado el cordón policial y se podía transitar libremente por la zona.

Consulta aquí más noticias de Guipúzcoa.