El acuerdo alcanzado, que ha sido avalado por el Departamento de Salud del Gobierno Vasco, tiene vigencia de dos años (2020-2021) y supone "una homogeneización de las condiciones de trabajo" en los tres territorios vascos, según ha destacado la patronal, para recordar que en Bizkaia y Gipuzkoa los convenios habían vencido en 2014 y 2010, respectivamente, mientras que en Álava "coexisten seis convenios diferentes, desde el estatal hasta el específico de la empresa adjudicataria del servicio".

Ambas partes han destacado el hecho de que la remuneración se equipara al alza, consiguiendo que, en 2020, en los tres territorios históricos se iguale el salario base al más alto existente hasta ahora en cada categoría. La revisión anual prevé un incremento del 2,25% del salario base en cada ejercicio de vigencia del convenio.

Al mismo tiempo, el nuevo convenio reduce la jornada anual en los tres territorios, lo que a su vez se traducirá en la creación de alrededor de 30 puestos de trabajo de personal conductor y auxiliar de transporte sanitario, para cubrir las necesidades del servicio.

En ese sentido, LAB ha reiterado que este convenio "aumenta el salario, reduce la jornada laboral, mejorará las condiciones laborales del sector, hace frente a las situaciones precarias que se venían sufriendo, y unifica las plantillas, creando un marco común de trabajadores de la Comunidad Autónoma Vasca de cara al futuro".

"Por fin nos hemos dotado de un paraguas común para todos los trabajadores del sector de Euskadi, que garantiza un mínimo para todos, y es un freno a la estatalización que tanto el gobierno de Madrid como los sindicatos estatales, empresas e instituciones aspiran a imponer a nuestro país", ha remarcado LAB, para recordar que la firma de este convenio viene precedida de cinco años de huelga de los trabajadores de Álava, y de la huelga de más de 40 días que dio lugar a la firma del último convenio de Bizkaia.

UGT Y ELA NO FIRMAN

Por su parte, UGT-Euskadi no ha firmado el convenio por considerar que supone "una pérdida de derechos sociales" para los trabajadores del sector y, además, "no recoge la realidad actual de las categorías profesionales".

UGT ha señalado que, desde el principio de la negociación, ha aportado propuestas para "obtener el mejor Convenio Autonómico posible, sin que ninguna persona trabajadora perdiera derechos sociales ni económicos".

Por otro lado, ELA ha considerado que, "partiendo de la realidad actual, y entendiendo la complejidad de hacer un único convenio para la Comunidad Autónoma Vasca, podríamos haber avanzado mucho más". En ese sentido, ha criticado que "las prisas de las últimas semanas han llevado a la firma de un convenio con más interrogantes que certezas".

"No hay garantías de aplicación de lo firmado, nadie sabe a quiénes y cuándo se van aplicar las tablas salariales, la última palabra sobre su aplicación la tiene el Gobierno Vasco, los textos son ambiguos, y no se menciona ningún proceso de equiparación con el personal de Osakidetza", ha criticado, para considerar "insuficiente" este convenio y anunciar que continuará "peleando por la equiparación con el personal de Osakidetza".

Consulta aquí más noticias de Vizcaya.