El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en Fabra i Coats junto al alcaldable por Barcelona del PSC, Jaume Collboni, y la alcaldesa de L'Hospitalet, Núria Marín.
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en Fabra i Coats junto al alcaldable por Barcelona del PSC, Jaume Collboni, y la alcaldesa de L'Hospitalet, Núria Marín. EFE

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha apoyado la candidatura de Jaume Collboni (PSC) a la alcaldía de Barcelona este jueves con un acto de cierre de campaña celebrado ante centenares de simpatizantes y militantes en la antigua fábrica Fabra i Coats del distrito de Sant Andreu. Además de Sánchez, han arropado a Collboni el primer secretario del PSC, Miquel Iceta, la alcaldesa socialista de L'Hospitalet de Llobregat, Núria Marín, el ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, y Frans Timmermans, vicepresidente primero de la Comisión Europea. 

El encargado de abrir el mitin central de la campaña socialista en las municipales barcelonesas ha sido Iceta. "El 28-A paramos a las tres derechas e hicimos posible la continuidad de Pedro Sánchez en la presidencia del gobierno de España. Los adversarios han pensado que vetando a una persona (a él como senador) pararían el progreso del proyecto socialista y no lo conseguirán, porque nuestro proyecto es de ideas, diálogo y colectivo", ha afirmado en el principio de su locución. "También queríamos a una presidenta del Congreso de los Diputados catalanista, dialogante y federal y la tenemos (Meritxell Batet)", ha añadido.

"Se está abriendo una fuerza serena e imparable, la del socialismo democrático, que propone convivencia, diálogo y soluciones. Buscamos un diálogo dentro de la ley por Cataluña y por España", ha seguido Iceta, quien ha enviado un mensaje a las formaciones soberanistas: "Se ha acabado el monopolio de hablar de toda Cataluña (los partidos independentistas) cuando solo representan a una parte. Cataluña tiene ahora un peso creciente en la política española, como siempre ha querido el catalanismo y el socialismo", ha añadido Iceta.

"Queremos volver a la Barcelona admirada de los alcaldes socialistas. Queremos a Jaume Collboni para que Barcelona deje de estar secuestrada", ha finalizado el primer secretario del PSC, que a continuación ha dado paso a la actual alcaldesa de L'Hospitalet, Núria Marín.

"Nos faltan 72 horas para ganar las elecciones municipales este domingo", ha comenzado Marín, que no ha querido hablar como alcaldesa sino en representación de todos los compañeros de cargo que trabajan en Cataluña y en España y de los que serán escogidos el próximo domingo por primera vez. Ha citado los gobiernos municipales socialistas de Santa Coloma de Gramenet, Mataró, Tarragona, Cornellà de Llobregat o Terrassa como ejemplo de políticas a través de las que "se ha dado la vuelta a sus ciudades para hacerlas dignas y donde valga la pena vivir".

Ha recordado que dieron su apoyo al artículo 155 de la Constitución en Cataluña pero que "estamos trabajando cada día por la convivencia, la unión, porque nosotros somos los alcaldes de todos, de los que nos votan y de los que no".

Respecto a Collboni, Marín ha dicho que espera "que sea el alcalde de la gran Barcelona" y ha asegurado que será "mucho mejor que Ada Colau y que Ernest Maragall" porque será, a su parecer, "el alcalde que escucha".

Apoyo desde Europa de Frans Timmermans

El holandés Frans Timmermans, vicepresidente primero de la Comisión Europea, se ha referido seguidamente en un castellano algo precario a la audiencia para asegurar que "hay que votar de nuevo para que vuelvan a ganar los socialistas y derrotar a la derecha en España y en Cataluña" para que la historia de Europa "que se ha comenzado a escribir desde aquí, llegue a todo el continente: la de la España líder en trasplante de órganos, la que sale a la calle el 8-M...".

Sobre el conflicto soberanista ha dicho: "Fuera del marco legal y del Estado de derecho no hay democracia ni solución a nada. Las leyes garantizan nuestros derechos y se cambian a través del diálogo para sumar mayorías, desde la construcción. Para eso está la política, para dialogar, como ya hace Pedro Sánchez".

Intervención de Josep Borrell

El actual ministro de Asuntos Exteriores del Gobierno español, Josep Borrell, se ha dirigido a Jaume Collboni como "el futuro alcalde de Barcelona". Su primer mensaje también ha sido para los independentistas: "¿Cómo se ha podido pensar en Cataluña que se podía ir de España cuando llevamos tres años en un lío con Reino Unido? Es de una irresponsabilidad extraordinaria".

Ha pasado a hablar en clave europea con un mensaje: "Quiero una Europa fuerte, unida, social, que intervenga en la vida de la gente, verde y profundamente ambiental y digital, para que no nos quedemos detrás en la historia". Y ha comentado: "Europa no será nada de eso si cada país lo hace por su cuenta, lo haremos todos juntos o no lo haremos".

Ha tenido un reconocimiento para la victoria de Pedro Sánchez en el 28-A: "Muchas gracias por el impulso que le has dado al socialismo en Europa. Y eso te ha convertido en el líder y la referencia del socialismo europeo".

Sobre la Barcelona de la alcaldesa Ada Colau, Borrell la ha tildado de "fum, fum, fum y xerrameca" (humo y palabrería), pero existe la "Barcelona de 1992, esa es nuestra Barcelona", dando paso con esta afirmación al estrado al alcaldable Jaume Collboni.

Collboni: "Nunca subordinaré Barcelona al proceso independentista"

"Puedo y quiero ser el próximo alcalde de Barcelona", ha comenzado Collboni. También ha dado las gracias al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, "por dar ilusión al país y dar la esperanza de que una nueva España, Cataluña y Barcelona pueden llegar".

Collboni ha apelado al voto y a la victoria socialista en la capital catalana: "Ganaremos para que el independentismo no someta a la ciudad de Barcelona, ni por la puerta de delante como quiere hacer Ernest Maragall, ni por  la de detrás, como quiere hacer Colau" .

"Barcelona debe estar por encima de todo y la ciudad tiene ganas de cambio", ha recalcado. "Somos la garantía progresista que gobernará para todos, la de un buen gobierno y la de que la ciudad no quede subordinada al independentismo ni por activa ni por pasiva, algo que no puede garantizar Colau", ha remarcado.

Elección entre "progreso o proceso"

"El domingo la elección es muy sencilla: o un gobierno pro-independentista o un gobierno pro-Barcelona", ha añadido, para destacar que, "entre los independentistas y Barcelona, Colau ha escogido a los primeros, y lo hará ahora pactando con Maragall".

"Ya está bien de oír, como me dijo el otro día Maragall, que 'los socialistas habíamos renunciado a ser catalanes'. Pero hay una diferencia entre él y yo: él es amigo de Quim Torra y yo soy amigo de Pedro Sánchez", ha reafirmado. Igualmente, Collboni ha apelado a un posible acuerdo con Ada Colau para reactivar políticas sociales en la ciudad, eso sí, recordando que los vecinos le han dicho durante la campaña que "Ada no ha hecho nada en sus barrios". 

El candidato a la alcaldía ha acabado su discurso diciendo: "Nunca subordinaré Barcelona al proceso independentista. Progreso o proceso, esa es la elección que tendremos el próximo domingo".

Pedro Sánchez

Finalmente ha subido al estrado Pedro Sánchez al grito de "presidente" de los asistentes. Sánchez se ha preguntado, en voz alta, cómo es posible que el PSOE haya gobernado la mayor parte de los 40 años de democracia. Y  ha respondido que "tiene que ver con el acierto de ser conscientes de cual es la idea que mejor materializa las soluciones a los problemas de la sociedad contemporánea a la que uno quiere servir".

Y ha recordado hitos como la sanidad pública "puesta en marcha por un catalán, Ernest Lluch". Otro gobierno socialista "reconoció las pensiones no contributivas a muchos de nuestros abuelos, ingresó a España en la UE y puso en pie el estado autonómico", ha añadido Sánchez, lo que logró a su juicio "la conciencia de que en nuestro país no puede haber democracia sin descentralización ni diversidad".

"La Constitución reconoció el auto gobierno de Cataluña y el Estatut y esto ha sido puesto en cuestión por el independentismo y por la derecha, que quiere centralizar para negar esta diversidad. Con el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero se planteó la conquista de libertades generales e individuales, como la ley del matrimonio homosexual, la de la interrupción del embarazo y la de lucha contra la violencia de género", logros que Sánchez ha avisado que "ponen ahora en cuestión desde la ultra derecha".

Ha recordado al recientemente fallecido Alfredo Pérez-Rubalcaba, "quien garantizó que la educación fuera un derecho, no una mercancía, que dependiera de la solidaridad del conjunto de las instituciones públicas. Luego logró extirpar la lacra del terrorismo de ETA de nuestro país y como líder la oposición fue, junto con el PSC, defensor del auto gobierno en Cataluña y de la convivencia puesta en cuestión por el independentismo".

Sobre el veto a Iceta

"A Iceta le vetó el independentismo en Cataluña e hicieron como han hecho siempre. Cuando presentamos los presupuestos más sociales de estos últimos siete años, que planteaban la mayor inversión pública en Rodalies, también vetaron esa justicia social que planteábamos", ha explicado respecto a la negativa de ERC en el Parlament a que Miquel Iceta fuera senador y presidente de la Cámara Alta.

Y ha relatado por qué "los soberanistas vetan siempre al PSOE, porque representamos lo que ellos no quieren para Cataluña: una sociedad que quiere a España y una España que quiere a Cataluña y que no divide ni fracciona". Respecto del candidato por Barcelona, Collboni, ha asegurado que representa "una gran avenida de convivencia para Barcelona", al contrario que Ernest Maragall y Ada Colau.



Consulta aquí más noticias de Barcelona.