"Una vacuna que tenemos que seguir teniendo: la vacuna antiCospedal y la de antiherederos de Cospedal", ha explicado García-Page tras una comida con militantes y simpatizantes en el restaurante 'Casa Lorenzo' de Villarrobledo (Albacete). "Revisaros, miraros a ver si la tenéis puesta, que nadie se confunda", ha agregado.

García-Page, que ha instado al Partido Popular a aprovechar las 24 horas que quedan de campaña para decirle a la gente "que saben que se equivocaron", se ha preguntado si "de verdad" puede la ciudadanía de la región "caer otra vez en la trampa".

"No sé si soy capaz de hacer una porra de lo que pase el domingo, quiero lo máximo posible", ha apuntado, agregando que no cree en la suerte sino en el esfuerzo y el trabajo, animando a trabajar sin descanso para que el domingo el PSOE gane "claramente" en la urna.

De otro lado, el candidato socialista, que ha reconocido que de toda la campaña este es "el acto más simbólico" porque necesita que el PSOE gane en Villarrobledo, ha advertido que "aquí no hay nada ganado, ni en Villarrobledo, ni en la provincia ni en la región" pese a los resultados electorales de las generales.

COSPEDAL DEJÓ LA REGIÓN "COMO NOTRE DAME"

Previamente, el presidente de las Cortes, Jesús Fernández Vaquero, ha aludido al progreso de la región y a cómo la región dio marcha atrás, pidiendo "que Dios lo tenga en su gloria" al año 2011, cuando el PP llegó al Gobierno regional y "esta señora -en referencia a María Dolores de Cospedal- dejó la región como Notre Dame de París: los muros, un poco la cubierta, pero por dentro ruina".

Fernández Vaquero, que ha instado a "dejar de discutir" si "son galgos o podencos", ha apremiado a los presentes a no tener "la más mínima duda" de que el PSOE va "a obtener una mayoría lo suficientemente amplia para construir todo lo que se destrozó".

Consulta aquí más noticias de Albacete.