En un comunicado, el Consistorio ha informado de que se trata de viviendas destinadas a inquilinos cuyos ingresos no superen 5,5 veces el Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (Iprem) y sus rentas de arrendamiento se encuentran en torno a 300 euros, mientras que los adjudicatarios tendrán la posibilidad de adquirir en propiedad las viviendas.

Después de solicitar listas de titulares y suplentes al Registro Público Municipal de Demandantes de Vivienda Protegida de Sevilla para proceder a adjudicar estas VPO, cumpliendo así con el trámite preceptivo previsto en el Reglamento de los Registros Públicos Municipales de Demandantes de Viviendas Protegidas, han quedado las 14 viviendas vacantes, cinco de tres dormitorios y nueve de dos dormitorios.

Al objeto de adjudicar estas viviendas Emvisesa abrirá tres convocatorias públicas, donde la primera se centra en la adjudicación de cinco viviendas, dos de ellas de tres dormitorios y tres de dos dormitorios a mayores de 65 años. El Registro de Demandantes tiene un total de 524 inscritos que cumplen con este requisito, de los cuales, 519 tienen ingresos actualizados por encima del de 3,5 Iprem.

La segunda de las convocatorias será para la adjudicación de tres viviendas de dos dormitorios para personas procedentes de ruptura de su unidad familiar que se encuentren al corriente del pago de pensiones alimenticias y compensatorias.

Por último, la tercera de las convocatoria se destinará a la adjudicación de seis viviendas, tres de ellas de tres dormitorios y tres de dos dormitorios a jóvenes que no hayan cumplido 35 años. Este grupo supone el mayor porcentaje de inscritos en el Registro Público Municipal de Demandantes de Vivienda Protegida de Sevilla.

Según detalla, lo más novedoso de esta convocatoria es el hecho de destinar viviendas al cupo de personas procedentes de rupturas familiares que acrediten documentalmente que, tras un proceso de separación legal, divorcio, anulación de matrimonio o disolución de pareja de hecho legalmente inscrita, están ahora privadas del uso de la vivienda familiar por su adjudicación al otro cónyuge mediante resolución judicial y declaren responsablemente estar al corriente en las pensiones o que no les corresponden estos pagos.

Se han tenido así en cuenta las necesidades de un colectivo que, en ocasiones, tiene complicado el acceso a una vivienda. Tras una separación o divorcio, estas personas deben salir de la vivienda de la unidad familiar y, dadas las obligaciones económicas a las que deben hacer frente, necesitan una solución habitacional acorde a su nueva situación.

La pertenencia a estos grupos de especial protección deberá acreditarse por medio de la preceptiva inscripción en el Registro Público Municipal de Demandantes de Vivienda Protegida de Sevilla. Emvisesa utilizará su web para anunciar la apertura de plazo para la presentación de solicitudes.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.