Según fuentes del Instituto Armado, la investigación comenzó cuando se realizó el primer robo en el repetidor de telefonía de la localidad palentina de Villaherreros, en el que los autores se apoderaron de cable de cobre y baterías por valor de 2.100 euros. Tras varios meses de investigación, se logró identificar a los supuestos autores de los robos y los lugares donde se vendía el material sustraído.

Así, a los detenidos se les considera como supuestos autores de 194 robos cometidos en León, Burgos, Cantabria, La Rioja, Soria, Valladolid, Álava y Palencia.

En los hechos delictivos, que siempre se realizaban en zonas rurales, aisladas y con nocturnidad, se han llegado a sustraer metales por un importe superior a 100.000 euros.

Consulta aquí más noticias de Palencia.