Cerveza
La cerveza es la bebida alcohólica más consumida en España. GTRES

¿Cómo era la primera cerveza que elaboró el ser humano? ¿Cómo sabían las cervezas que hacian los monjes hace dos siglos? Resucitar viejas cervezas es posible. Científicos han resucitado esta bebida a partir de levadura milenaria y monjes belgas vuelven a hacerlo con una receta de hace 220 años.

Investigadores israelíes han intentado acercarse al sabor y composición originales de la cerveza que se bebía hace miles de años en Oriente Medio y el antiguo Egipto. Lo han hecho desarrollando una bebida alcohólica a partir de restos de levadura antigua de las jarras de varios yacimientos arqueológicos.

“Se trata de la primera vez que se reconstruye el sabor de la cerveza antigua a partir de material antiguo”, asegura a EFE el arqueólogo Yitzchak Paz, uno de los integrantes del equipo de expertos en microbiología y arqueología que realizó la investigación con la que finalmente se ha producido un tipo de cerveza que intenta imitar a su versión más milenaria.

Mientras que hoy en día la cerveza se bebe “por ocio”, en tiempos antiguos “era un alimento consumido a diario por todos los segmentos de la población”, y la tomaban tanto adultos como niños, pese a contener “entre cinco y seis por ciento de alcohol”, añade Paz, miembro de la Autoridad de Antigüedades de Israel.

Los elementos con los que se producía se han encontrado en varios asentamientos arqueológicos del país, “con colonias de levadura que sobrevivieron miles de años” en los recipientes, destaca Ronen Hazan, microbiólogo de la Escuela de Medicina Dental Hadassah de la Universidad Hebrea de Jerusalén.

Los investigadores extrajeron muestras de levadura aisladas de distintos vasos cerámicos, y según los experimentos, se determinó que eran auténticas y que habían sido usadas para fermentar cerveza antigua. Según Hazan, “esta levadura antigua permitió crear cerveza que nos ayuda a saber qué sabor tenían las cervezas del antiguo Egipto” y de los filisteos, un pueblo de la antigüedad del que se desconocen los orígenes y costumbres, pero del que existen numerosos testimonios en textos egipcios, hebreos y asirios.

“Por cierto, la cerveza no está mal”, bromea el biólogo, aunque matiza que el sabor que han obtenido en base a las muestras arqueológicas sigue estando muy lejos del gusto que realmente debía tener hace miles de años, pero se han intentado aproximar a él “lo máximo posible”. Según Shmuel Naki, miembro del Centro de la Cerveza de Jerusalén, la cerveza sigue siendo lo mismo tanto en la actualidad como en la antigüedad y asegura que el proceso de fermentación fue “como el de cualquier otra cerveza”.

La abadía de Grimbergen volverá a hacer "su" cerveza

En Bélgica, los monjes de la abadía de Grimbergen están cerca de volver a elaborar cerveza tras una pausa de más de 200 años. Su abadía fue saqueada y su fábrica de cerveza fue destruida en 1795 por las tropas francesas. Peo ahora hay un proyecto para construir una nueva fábrica de cerveza en el complejo monástico en Grimbergen.

El proyecto, que Carlsberg financiará, apunta a centrarse en el uso de cultivos producidos localmente. Un experto de esa marca será el maestro cervecero del proyecto. Esperan producir sus primeras cervezas a finales de 2020.

Claro que al consumidor habitual de cerveza lo de Grimbergen le tiene que sonar mucho. Efectivamente, es una marca habitual en barras y supermercados. En la década de 1950, el cervecero local Maes pidió a los monjes que usaran el nombre y el emblema de Grimbergen en su “cerveza de abadía”.

Alrededor de 1,5 millones de hectolitros de esa marca ahora se producen a nivel mundial, ya sea para Heineken o para Carlsberg. La abadía gana regalías... muchas.