Botín anuncia la compra del Popular
La presidenta del Banco Santander, Ana Patricia Botín, durante su comparecencia para informar sobre la adquisición del Banco Popular y sobre la ampliación de capital para afrontar esta compra. Fernando Villar / EFE

El Banco Santander se ha comprometido este jueves con los sindicatos a recolocar al 100% de los afectados por el ERE con el que pretende reducir 3.700 empleos, siempre que quieran seguir trabajando, han informado fuentes de la negociación.

En la primera reunión del periodo formal de negociación del ERE, la entidad ha anunciado a los sindicatos que ha contratado a una empresa del grupo Adecco especializada en recolocaciones para ofrecer un nuevo puesto laboral a quienes deseen seguir trabajando.

El programa contratado por el banco tendrá una duración ilimitada hasta alcanzar la recolocación de todos los empleados que lo soliciten y la consolidación en el nuevo puesto de trabajo.

En el pasado, el Santander también recurrió a la misma empresa de recolocación para buscar empleos a los afectados por sus planes de ajuste de plantilla, pero este plan es "mucho más ambicioso" porque se compromete a encontrar un puesto de trabajo a todo el que lo desee y dedicar el tiempo que sea necesario para ello.

En el ERE de 2016, con el que salieron del banco 1.380 empleados, se recolocaron en otros puestos de trabajo el 100 % de los trabajadores que querían seguir en activo. Tras la compra del Banco Popular en el verano de 2017, el banco negocio otro ajuste en febrero de 2018 que supuso la marcha de 1.100 trabajadores y el 73 % de los que pidieron ser recolocados, lo han conseguido hasta el momento y se espera llegar al 100 % en la segunda mitad de este año.

El acuerdo firmado por el Santander con la empresa de recolocación supone poner a disposición de los afectados del ERE acceso ilimitado a sesiones de consultoría para analizar su perfil profesional y definir alternativas que mejor encajen con sus objetivos y expectativas.

También recibirán asesoramiento financiero, patrimonial, fiscal y de Seguridad Social y se pondrá el foco en los trabajadores de más edad, que según el plan al que ha tenido acceso Efe expuesto a los sindicatos, recibirán una atención especial, al igual que otros colectivos con mayor dificultad para su incorporación laboral.