La ropa del cadáver hallado en El Prat coincide con la de Janet Jumillas
La ropa del cadáver hallado en El Prat coincide con la de Janet Jumillas EFE/Quique Garcia

Se confirmaron las peores sospechas. El cadáver que unos operarios de limpieza encontraron el martes en un descampado de El Prat de Llobregat (Barcelona) pertenece a Janet Jumillas, la mujer de 39 años cuyo rastro se perdió el 13 de marzo. La confirmación, que se hizo esperar dos días desde el hallazgo, la han lanzado los Mossos d'Esquadra a través de su cuenta de Twitter: "La policía científica corrobora a través de las huellas dactilares que el cadáver ubicado en El Prat pertenece a la joven desaparecida en marzo. La DIC [División de Investigación Criminal] ya arrestó a dos personas en este caso".

En efecto, a lo largo de los dos meses posteriores a la desaparición de la mujer se ha detenido a dos hombres. Uno de ellos es Aitor García, el presunto asesino de Janet, que se encuentra en prisión provisional acusado de un delito de homicidio. Tiene 32 años, es de nacionalidad española y los Mossos le pillaron deshaciéndose de unas bolsas de basura que contenían mochos de fregona con sangre de Janet, entre otros objetos relacionados con la víctima.

El otro es Cristian K., de unos 23 años. Acompañó a Aitor a tirar las bolsas con los restos pertenecientes la mujer, por lo que también le arrestaron, aunque en su caso quedó en libertad provisional investigado por posible encubrimiento.

La investigación sigue abierta

Los Mossos, preguntados sobre si habrá más detenciones, han indicado a este medio que "la investigación no está cerrada completamente aún, por lo tanto hay algunos detalles que todavía no se pueden dar".

El cuerpo de Janet, vecina de Viladecans –donde ayer decretaron un día de luto por lo sucedido–, presentaba varios golpes en la cabeza además de un corte en el cuello, según publicó La Vanguardia. Esto explicaría la cantidad de sangre que se descubrió en el apartamento de Cornellà de Aitor, tanto en el suelo como en la pared.

Los restos de Janet estaban ocultos en un agujero de cuatro metros de profundidad en el descampado de El Prat donde antiguamente se alzaba la Fábrica de la Seda, que fue clave en el proceso de industrialización del municipio. Ese terreno, que en su día fue el epicentro del desarrollo en la zona, ahora es utilizado por los vecinos para pasear a los perros. Aitor, cuando vivía allí, también frecuentaba el descampado con el suyo.

Cronología

Consulta aquí más noticias de Barcelona.